Padre de Camiroaga: "Hasta el día que me muera estará conmigo"

A casi un año de la muerte del animador, Jorge Camiroaga rompió el silencio para contar cómo vive la ausencia de su hijo.

18 de Agosto de 2012 | 09:58 | Emol
Sebastián Vergara

SANTIAGO.- Ad portas del primer aniversario del accidente aéreo en Juan Fernández, que costó la vida a Felipe Camiroaga y a otras 20 personas más que viajaban en el siniestrado CASA 212, el padre del animador, Jorge Camiroaga, rompió el silencio para contar cómo sobrelleva la ausencia de su hijo.


En entrevista exclusiva con la "Revista Sábado" (en extenso), el progenitor del fallecido conductor aseguró que este 2012 ha sido un año de fe, bajo la que se ha refugiado para hacer su duelo con tranquilidad. En dicho proceso, según cuenta, fue clave un artículo de la psicóloga Pilar Sordo tras la tragedia.


"Ella puso que uno no puede arrancar del dolor, que hay que tocarlo, acariciarlo y además hacerse amigo para pase rápido y deje los aprendizajes que tiene que dejar. Y eso he hecho, pero soy honesto, mi dolor permanece, está ahí y aprendo cada día a vivir con él", señala a la periodista Estela Cabezas.


"Los primeros meses lloré mucho, fueron días terribles. Buscaba estar solo para sentarme a llorar, dolía, pero sabía que me iba a hacer bien. Estoy convencido, y ahora más que nunca, que el llanto es como el estornudo y la tos: sirven para algo, le hacen bien al espíritu", continúa, recalcando que tras la partida del ex animador del "Buenos días a todos" no hay un día en que no se acuerde de él.


"Hasta el día que me muera va a estar conmigo", enfatiza.


Respecto a las afirmaciones de mucha gente que asegura haber visto o sentido a la figura de TVN, Jorge Camiroaga confiesa: "Yo lo vi. Fue dos meses después del accidente. Estaba en una sesión de imanes, en un relajamiento absoluto, con los ojos cerrados y en un momento los abro y lo veo a dos metros, con una túnica blanca, con el pelo un poquito más largo y sonreía. No me dijo nada, fueron unos segundos, cinco, seis, Eso ayudó enormemente a mi dolor porque me di cuenta de que él está en otro plano".


Y concluye: "Eso significa que no sólo no se ha ido, sino que está bien. Saber eso me tranquilizó mucho".

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores