Los días de cárcel de la falsa doctora de la U. del Mar en compañía de otras "conocidas" reclusas

Tania González permanece en prisión preventiva en el Centro Penitenciario Femenino, donde comparte con "La Quintrala" y la madre de los hermanos Rojo, Jeanette Hernández.

19 de Mayo de 2013 | 16:31 | Por Andrea González Schmessame, Emol

Tania González enfrenta una acusación de la fiscalía por ejercicio ilegal de la profesión, obtención fraudulenta de fondos del Estado y falsificación de instrumento público.

Sergio López, El Mercurio

SANTIAGO.- Son las dos de la tarde de un miércoles de mayo y Tania Aliosha González Correa (38), la falsa doctora de la Universidad del Mar formalizada por los delitos de ejercicio ilegal de la profesión, obtención fraudulenta de fondos del Estado y falsificación de instrumento público, se prepara ansiosa para compartir con su pareja y el hijo de ambos durante las próximas tres horas.


Ellos, al igual que todas las visitas de las internas que permanecen recluidas en el Centro Penitenciario Femenino de San Joaquín, deben someterse a rigurosos controles antes de ingresar al recinto.


Una vez que les revisaron los alimentos envasados y que pasaron por el detector de metales, González los recibe al interior de la Sección de Custodia Directa, donde comparte con otras 17 mujeres.


Actualmente la mujer cumple prisión preventiva, medida que fue decretada por la Corte de Apelaciones debido a la gravedad de los delitos que se le imputan, y para asegurar el resultado de la investigación. Su caso se destapó junto al escándalo de las acreditaciones y la investigación por lucro en la citada universidad.


Según se ha podido establecer hasta ahora, la historia de mentiras que montó Tania González le reportó unos $150 millones por trabajos en diversos recintos asistenciales. Aunque era profesora de profesión, aseguraba ser médico cirujano, enfermera y profesora de Biología egresada de la Universidad de Chile.


González habría trabajado en por lo menos nueve lugares diferentes haciendo clases, atendiendo pacientes, prescribiendo remedios e incluso supervisando el trabajo de otros profesionales médicos.

La mujer comparte esa tarde unos dulces y galletas con sus familiares en una de las mesas instaladas en el patio. Allí también aprovecha de jugar a la pelota con su pequeño hijo, de alrededor de dos años.


La escena se repite los domingos, cuando Gendarmería autoriza nuevamente el ingreso de visitas a dicha sección.


Desde "La Quintrala" a la auxiliar del Colegio Apoquindo


El módulo en el que González Correa cumple prisión preventiva es el mismo que meses atrás albergó a María Isabel Farah, la ex ejecutiva de La Polar formalizada por las repactaciones arbitrarias a deudores, caso que golpeó al retail en 2011.


El espacio está especialmente destinado a las imputadas y condenadas por casos mediáticos, por lo mismo, no es extraño que mientras la profesora recibe a sus familiares, María del Pilar Pérez, más conocida como "La Quintrala" –sentenciada a 60 años por tres homicidios- converse con su única amiga, quien viaja a menudo desde Viña del Mar para visitarla en la cárcel.


Otras de sus compañeras de celda es Jeanette Hernández, presa por asesinar a su hijo en el denominado Caso de los Hermanos Rojo, quien arregla junto a otras internas el plástico que utilizan como ventana para aislar el frío de una de las tres habitaciones que hay en la sección.


A las 17:00 horas, una gendarme anuncia el fin de las visitas, comienza el conteo y las internas –a su vez- entregan a sus familiares una lista con una serie de encargos para su próxima visita. Luego, se cierra la enorme puerta de metal que aísla el módulo de las otras secciones y las internas retoman sus actividades diarias hasta las 19:00 horas, cuando son encerradas en sus dormitorios hasta las 7:00 de la mañana del día siguiente.


Tania comparte habitación con Margarita Villegas –la auxiliar imputada por los presuntos abusos sexuales y violaciones ocurridos al interior del Colegio Apoquindo-, y con Viviana Vega, la funcionaria de la unidad de decomiso del Servicio de Salud Central, quien cumple prisión preventiva por supuestamente entregar droga a un carabinero para su venta a narcotraficantes.


También están las dos regentas detenidas por su presunta vinculación con la red de explotación infantil desbaratada en el marco de la Operación Heidi –Marisol Mejías y Sonia Vásquez- y Lucy Jiménez, quien fue formalizada por abusos sexuales en su jardín infantil, en Puente Alto.


Por las mañanas, Tania y sus compañeras de habitación deben turnarse para usar el baño que comparten y poder bañarse con agua helada, ya que hace tres meses que tienen problemas con las calderas.


Luego, viene el desayuno en el comedor, ubicado junto a la cocina y donde las internas también pueden preparar sus propios alimentos. Lo mismo sucede a la hora del almuerzo y la cena, antes de ser encerradas nuevamente en sus dormitorios y terminar una vez su rutina diaria en la cárcel.


Mientras tanto, Tania González espera el día de visita para poder reencontrarse nuevamente con su hijo y su pareja y jugar a la pelota en el patio de la sección de las célebres y mediáticas imputadas.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Ajedrez

Prueba el nuevo ajedrez y comparte tus resultados

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores