Secta de Colliguay: Lactante sacrificado fue bautizado con el nombre de Jesús

Así figura el menor en el registro interno de la Clínica Reñaca, donde su madre, Natalia Guerra, dio a luz. El niño habría sido hijo de Ramón Castillo, alias "Antares de la Luz".

13 de Junio de 2013 | 12:54 | Por Andrea González Schmessane, Emol

Natalia Guerra, la madre del lactante asesinado, bautizó a su hijo con el nombre de Jesús.

El Mercurio

SANTIAGO.- Jesús. Ese fue el nombre que recibió el lactante sacrificado por la secta de Colliguay, tras su nacimiento la madrugada del 21 de noviembre de 2012 en la Clínica Reñaca.


Así, al menos, lo aseguró su madre, Natalia Guerra, al personal que la atendió durante el parto.


Según afirmaron a Emol fuentes ligadas a la investigación del caso, la mujer -actualmente en prisión preventiva por el delito de parricidio- identificó al menor con ese nombre para el registro interno del centro hospitalario, sin embargo, tras el alta médica de ambos, el niño nunca fue inscrito en el Registro Civil.


Incluso, agregan, que para evitar levantar cualquier sospecha, dos días después del nacimiento del menor -y horas antes de ser asesinado- Pablo Undurraga en compañía de Carolina Vargas -también imputados en la causa-, llevaron al pequeño a control siguiendo con el protocolo establecido.


Una vez que cumplieron con dicho procedimiento, Jesús fue devuelto a su madre, quien posteriormente debió entregarlo al líder de la agrupación y supuesto padre del menor, Ramón Castillo, autodenominado "Antares de la Luz". El niño debía ser sacrificado, ya que -según reveló el maestro a sus seguidores- se trataba del Anticristo.


Según la declaración de Guerra a la policía, "toda la comunidad sabía que mi hijo tenía que ser asesinado después de nacer, que había que obedecer a Antares de la luz, porque él era dios".


En su testimonio, la diseñadora gráfica detalló que fue llevada hasta el cerro Colliguay donde el grupo levantó un campamento a la espera del fin del mundo, pronosticado para el 21 de diciembre.


Una vez allí, relató, observó una excavación y una hoguera, detallando que "Antares le pidió a Pablo Undurraga que me llevara donde él. Mi hijo lloraba y no sé cuándo dejó de llorar".


"Yo estaba destrozada, pero Pablo Undurraga me decía que tenía que ser así, que era mi karma. Presentía lo que iba a ocurrir con el bebé, pero eran órdenes superiores. Antares había matado al bebé arrojándolo al fuego", dijo.


Guerra permanece recluida en la Cárcel de San Miguel junto a las otras cuatro mujeres investigadas en la causa, a la espera del juicio en su contra.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores