Un Matta y un libro único del siglo XIV figuran entre las obras de arte robadas en Chile

La policía maneja un registro de 165 pizas que han sido sustraídas en el país. Entre ellas se encuentran cuadros, reliquias religiosas, joyas ancestrales y esculturas de valor incalculable.

25 de Agosto de 2013 | 18:49 | Por Francisco Águila V, Emol

Esta es ''Félix Culpa'' del pintor Roberto Matta, que figura como una de las obras que aún son buscadas por la PDI. Fue robada en el año 2000.

PDI

SANTIAGO.- El viernes 16 de agosto luego del exitoso concierto del grupo nacional "Los Jaivas" en el Parque Forestal, un hecho insólito se registró a sólo unos pasos del evento: dos litografías del artista británico Damien Hirst, pertenecientes a la colección personal del empresario Juan Yarur, fueron robadas desde el Museo de Arte Contemporáneo (MAC).


Los delincuentes aprovecharon la aglomeración de gente en medio del recital, realizado a un costado del edificio, y también las fallas de seguridad del recinto que les permitieron acceder por una ventana del segundo piso.


Si bien las piezas aparecieron en los días posteriores, estuvieron a punto de formar parte del registro de 165 obras de arte robadas en Chile, que tienen encargo de búsqueda tanto a nivel nacional como internacional.


En el listado figuran reliquias religiosas, joyas ancestrales, esculturas de valor incalculable y un cuadro de Roberto Matta, denominado "Félix Culpa". Se trata de un óleo sobre tela que fue sustraído desde la galería de arte Tomás Andreu, el 12 de abril del año 2000.


Otra obra importante que fue robada en los últimos años es "La niña María", un óleo sobre tela de Carmen Aldunate, avaluado en 25 mil dólares. La pieza despareció en noviembre de 2000, mientras era transportada desde Santiago a San Salvador, donde sería exhibida.


También es buscado un retrato original de Luis Augusto de Borbón, duque de Maine (Francia), que data del siglo XVIII. La pieza, también avaluada en 25 mil dólares, fue sustraída el 31 de mayo de 2010 desde un domicilio particular en la comuna de Santo Domingo.


Además en el listado aparece un libro religioso que data del siglo XIV, consta de 500 páginas, está escrito en latín y es el único en América del Sur. Fue robado el 15 de mayo de 1995 desde el Museo de Chillán.


Tanto en la PDI como Carabineros coinciden en que la mayoría de los robos de obras de arte se producen en forma circunstancial, cuando un delincuente aprovecha el momento para perpetrar el ilícito, pero no conoce el valor patrimonial ni monetario de lo que está llevándose.


En menor medida, se registran casos de sujetos que roban obras de arte sólo con el fin de burlar los sistemas de seguridad de un recinto. Según la policía, es una especie de "desafío" para los antisociales.


Añaden que el mercado para reducir estos objetos es muy pequeño en Chile, ya que se comercializa a anticuarios o coleccionistas. Sin embargo, según el subinspector Jimmy Vera, de la Brigada Investigadora de Contra el Medio Ambiente y Patrimonio Cultural (Bidema) de la PDI, "sí se ha detectado que con el mayor acceso a la información e Internet, las personas tienen más conocimiento de las obras de arte", por lo que no descarta que en el futuro surja un mercado negro en el país.


A nivel mundial, el tráfico de bienes culturales de alto valor patrimonial, mueve alrededor de US$ 7.000 millones anuales, por lo que las autoridades están actuando de manera organizada para evitar que Chile se convierta en un foco de interés para ese mercado.


La búsqueda


El subinspector sostiene que cuando se produce el robo de una obra, lo primero que hacen en su unidad es solicitar las características del objeto y luego hacen el encargo a nivel nacional e internacional, a través de Interpol.

A ello se suman constantes monitoreos a las páginas web donde se comercializan obras de arte, antigüedades y estatuas, entre otros objetos, donde la especie sustraída pudiese ser ofertada. También se realizan visitas aleatorias a casas de anticuarios y ferias, donde se podrían producir ventas clandestinas de ese tipo de objetos.


La policía recomienda a quienes adquieren piezas de arte tomar fotografías desde distintos ángulos a la obra, mantener un detalle de las características de ésta, una buena descripción del autor, la técnica y la fecha en que fue realizada.


Además, el capitán del OS-9 de Carabineros, César Figueroa, recomienda ingresar las obras a la página web www.rnb.cl (Registro Nacional de Bienes), que es de una empresa privada, pero patrocinada por el Gobierno, donde los propietarios pueden subir fotos y descripciones de una obra.

Zapallar y Recoleta, entre las comunas con más robos de obras de arte

Según el catastro de la PDI, las comunas que registran la mayor cantidad de robos de obras de arte son Quillota, Zapallar y Recoleta y, en algunos casos, superan la decena especies sustraídas desde un solo lugar.


Tal es el caso ocurrido en la casa de remate Juan Pablo Montero, en Recoleta, desde donde un grupo de sujetos sustrajo 35 piezas avaluadas en más de 200 millones de pesos, el 22 de enero de 2009.


Días después aparecieron doce de ellas, pero el resto sigue sin ser ubicadas y están encargadas tanto en Chile como en el extranjero.


El balneario de Cachagua, en Zapallar, fue noticia en julio de 2008, pero no por sus playas, sino que por el robo de 20 pinturas de alto valor desde la casa de un ciudadano coreano. El caso es investigado por la fiscalía de La Ligua.


Mientras que Quillota es la zona que tiene más sustracciones, con 21 casos, la mayoría ocurridas desde el domicilio de Ricardo Mac Kellar Jaraquemada, en la localidad de Quillota. El hecho ocurrió el domingo 28 de septiembre de 2008 y hasta hoy no hay noticias de los ladrones ni de las obras.

EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores