A 2 años de la Ley Antitabaco, locatarios y trabajadores de pub relatan los efectos

Aunque en un comienzo percibieron una caída en las ventas, hoy aseguran que los chilenos ya se acostumbraron a la prohibición y que cada vez son menos los que salen a fumar a la calle. Los trabajadores celebran la medida que les "cambió la vida".

02 de Marzo de 2015 | 00:56 | Fernanda Espinosa Ilabaca, Emol

SANTIAGO.- Son las 13:30 horas de un miércoles de febrero y el pub Teclados de Manuel Montt recibe gente para almorzar. La música suena muy fuerte y, producto de las luces, da la sensación de que fuera de noche.


El aire adentro es despejado y libre de humo, cosa impensada hace exactamente dos años, cuando comenzaron a regir las modificaciones aprobadas por el Congreso Nacional a la Ley del Tabaco.


A partir del 1 de marzo de 2013, estos cambios aumentaron las restricciones al consumo, venta y publicidad del cigarro. Además, se estableció la prohibición de fumar en lugares cerrados accesibles al público o de uso comercial colectivo.


Consecuencias de la Ley


Loreto Cornejo, administradora de Teclados Providencia, afirma que "en un comienzo esta normativa generó incertidumbre con lo que podía ocurrir y vimos una baja en las ventas por no tener terraza ni comodidades para los fumadores, pero ahora las ventas volvieron a la normalidad".


La administradora piensa que por lo que ella ve a diario, la gente ya se hizo un hábito, y dice estar segura de que "las ventas bajaron más por la restricción horaria de Providencia que por la Ley Antitabaco".


En esta misma línea, Gabriela Barría es dueña del bar y cervecería Barbudo y del pub Paréntesis, ambos en Ñuñoa. La empresaria nocturna afirma que en ambos locales nunca vio pérdidas monetarias producto de esta Ley y que sólo en un comienzo notó la molestia de la gente.


"Pese a que en un primer momento las personas estaban molestas por esta prohibición, ahora están acostumbrados y los empresarios que se quejan son de llenos, porque la gente no va a dejar de salir o de ir a un local que le guste porque no se puede fumar", sostiene.


Tras la modificación de la Ley Antitabaco, diversos establecimientos se vieron obligados a modificar su infraestructura o habilitar sectores aptos para fumadores.


De esta forma el bar Metropol, en Vitacura, cuenta con un espacio muy reducido de fumadores, con sólo seis mesas, y si bien su administradora asegura que cuando empezó a regir esta normativa los clientes se peleaban este espacio, ahora prefieren estar cómodos adentro.

"Luego de un mes que esta ley empezó a regir, a nadie le interesó que no se pudiera fumar en el interior, las ventas nunca bajaron y ya no tienen problemas en salir a fumar, aunque cada vez son menos las personas que van a la calle, por flojera", indica Karina Contreras, de Metropol.


Todas las administradoras de pubs coinciden en que los clientes, por flojera de salir a la calle o de dejar la mesa, fuman muchos menos. "Esto lo notamos cuando barremos la vereda al final del turno, antes había millones de colillas y ahora muy poco", dice la administradora de Teclados.


Por el contrario, el presidente de la Asociación de Empresarios Nocturnos, Turismo y Espectáculos (Anetur) Fernando Bórquez, maneja otros datos y asegura que "todo aquel que no tuvo la posibilidad de reconvertir su local en terraza, ahora lo lamenta". "Si uno ve la experiencia de los locales en Bellavista, todos funcionan en la vereda. Claramente los locales que tienen terraza tienen mayor público", asevera.


Asimismo, comenta que según los datos que maneja, entregados por Chiletabaco, el consumo de cigarrillo no ha disminuido en el país. "Las personas o fuman en otro lugar o en otro horario, pero lo hacen igual".


Secuelas del tabaco


Según el ministerio de Salud, se estima que en Chile mueren a diario 45 personas por causas atribuibles al tabaco, por lo que aseguran que utilizarán todas las herramientas para disminuir este "nocivo hábito".


Carla Meza (23) trabajó de mesera cerca de dos años en un pub en Ñuñoa. Recuerda que antes de que estuviera esta Ley y si trabajaba dos noches seguidas, "el olor en la ropa y el pelo me podía durar fácilmente cuatro días".


"Por noche cambiaba el cenicero cuatro veces por mesa, aproximadamente, con cerca de 15 colillas, era algo tremendo", dice.


Pese a que ella fuma desde los 14 años, cree que fueron muchas las secuelas que le dejó el cigarrillo mientras trabajó de noche. "La cara se me puso fea, como de otro color, el pelo se dañó porque me lo tenía que lavar tres veces por día y me cansaba mucho más rápido porque aspiraba todo el día humo".


De hecho, recuerda que en los casi dos años que trabajó en el pub, sufría constantes resfríos y congestión nasal en toda época del año. Agrega que después de la entrada en vigencia de la nueva normativa, claramente su vida cambió.


De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), la prohibición general de todas las formas de publicidad y promoción del tabaco permitiría reducir el consumo en un 7% aproximadamente, como media, pero en algunos países se podría lograr una disminución de hasta el 16%.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores