La industria discográfica abraza la revolución digital

Según cifras estadounidenses, los sellos grabadores pierden cada año al menos 5.000 millones de dólares por la copia y distribución ilegal de música a través de Internet. Y el plan para contraatacar este fenómeno consiste precisamente en ofrecer música en Internet, aunque pagada.

14 de Agosto de 2000 | 05:33 | DPA
FRANCFORT.- Sabine Heinrich dejó de comprar discos compactos el día en que le regalaron un lector de MP3 portátil. Este minúsculo aparato del tamaño de un walkman contiene un chip que puede almacenar hasta 150 canciones en calidad digital, que pueden ser borradas y reemplazadas a voluntad.

Para cargar música en su lector, Sabine transfiere las grabaciones disponibles en formato MP3 desde Internet sin pagar un centavo. Su colección incluye los últimos grupos y "singles" y, tal como muchos otros, ha aprendido ya dónde hallar grandes cantidades de música comercial traficada gratuitamente.

Gente como Sabine son el terror de artistas y sellos grabadores comerciales, que ven que el producto de su labor creativa está pasando de mano en mano ilegalmente en Internet gracias a fans con talento tecnológico. Pero ahora, tras varios años de combatir el comercio de música a través de Internet, algunos grandes sellos grabadores están estableciendo sus propios sistemas de distribución de música online.

La razón es simple: la distribución de música por Internet es claramente popular, y, si no hace dinero de esta forma, la industria discográfica simplemente acabará perdiéndolo.

Informes de la asociación de la industria discográfica de Estados Unidos (RIAA) sugieren que los sellos grabadores pierden cada año al menos 5.000 millones de dólares por la copia y distribución ilegal de música a través de Internet.

El plan para contraatacar este fenómeno consiste en ofrecer música en Internet, aunque pagada. BMG Entertainment, por ejemplo, una rama del grupo internacional Bertelsmann, anunció la intención de formar una empresa antes de fines de este año. El nuevo canal de distribución online ofrece a las compañías la posibilidad de abrir sus archivos al público del espacio cibernético.

"El ochenta por ciento de nuestro catálogo ya no está disponible", dice Thomas Stein, gerente de música de Bertelsmann. La compañía espera que el poner música online dará un incentivo a los amantes de la música para ir directamente a los sellos grabadores en busca de música, en lugar de transferirla ilegalmente.

"Internet se convertirá en canal de distribución número uno para toda la industria de entretenimiento, especialmente para la música", predice Stein.

Hasta ahora, el principal obstáculo para que la industria discográfica aceptase la distribución online era el problema de la seguridad. No había mecanismos de seguridad que impidieran que la música, una vez transferida, pudiera ser pasada de un usuario a otro.

Pero, según Stein, el problema ya ha sido resuelto. La industria discográfica llegó recientemente a un acuerdo sobre una norma unificada de seguridad que está ya casi lista para todo el mercado musical. La empresa BMG (www.bmg.com) promete ofrecer ya en los próximos meses música para transferir. Para atraer a los cibernavegantes, las obras de artistas jóvenes serán proporcionadas gratuitamente.

Sin embargo, pese a ser uno de los más grandes de la industria discográfica, BMG no es el primero entre las marcas conocidas en abrirse a la distribución online. El sello grabador EMI (www.emigroup.com) ha empleado ya la distribución digital de música.

La compañía creó en 1997 una tienda de música online en colaboración con la empresa alemana de telecomunicaciones Deutsche Telekom. En su tienda Audio on Demand (www.audio-on-demand.de) hay disponibles cerca de 200 CD, como asimismo canciones aisladas.

Un CD completo transferido a través de Internet cuesta tanto como en el comercio. Pero, según Carl Mahlmann, gerente de negocios de EMI, la demanda no ha sido todavía suficiente como para justificar descuentos.

El gigante electrónico japonés Sony (www.sonymusic.com) está a la zaga de otros grandes de la industria en materia de venta de música online. Hasta ahora, Sony sólo ofrece pruebas de demostración en su homepage. Pero esto cambiará.

"Esperamos ofrecer a fines de año las primeras grabaciones comerciales", dice Jochen Leuschner, ejecutivo jefe de Sony Music en Alemania. Comparado con la distribución tradicional al detalle, Sony se está embarcando en el último carro de la música en Internet, porque ve dos ventajas claves en las ventas online.

"Podemos ofrecer títulos de nuestro inventario que ya no están disponibles en CD", dice Leuschner. Además, "podemos alcanzar a clientes que no han estado desde hace mucho tiempo en una tienda de música".

También Universal Records se está preparando para la distribución de música digital.

"Actualmente, nuestros ingresos en música distribuida por vía digital son iguales a cero", señala Christopher Gersten, de Universal Records (www.umusic.com). Cree, sin embargo, que la demanda virtualmente explotará el día en que la música digital sea distribuida legalmente.

Jeremy Silver, vicepresidente del sello EMI, cuenta también con la honestidad de los amantes de la música.

"Tenemos que abrir una vía para que la gente honrada participe en la revolución digital sin necesidad de convertirse en piratas", dice Silver.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores