Bajan ventas de vehículos por Internet

El año pasado Internet fue el protagonista inesperado de un salón automovilístico en el que el principal acontecimiento, el coche, desapareció, y en esta edición, la 71, la red apenas se ha mencionado, ni siquiera como proyecto, por parte de las marcas.

28 de Febrero de 2001 | 08:55 | EFE
GINEBRA.- El año pasado Internet fue el protagonista inesperado de un salón automovilístico en el que el principal acontecimiento, el coche, desapareció, y en esta edición, la 71, la red apenas se ha mencionado, ni siquiera como proyecto, por parte de las marcas.

Es lo que sucede de un año a otro, sobre todo cuando entre medias la nueva economía y el comercio electrónico han perdido todo su fuelle ante la realidad de un sector que tiene casi todo por hacer.

Lo ha reconocido la industria automovilística cuando afirma que no llegan a un 5 por ciento en Europa las operaciones de ventas de vehículos por Internet en todo este año que se presumía mágico para la nueva economía por lo que se desprendió de los contenidos del Salón del Automóvil de Ginebra del año 2000, el de la 70 edición, dedicado exclusivamente a Internet y a la multitud de posibilidades que abría.

En España el uso de Internet para la venta de automóviles es tan marginal que no llega al 1 por ciento, aunque se admite que las consultas por la red en la faceta meramente informativa crecen, eso sí, de forma lenta y muy pausada.

La fusión entre la nueva economía -con muchos de sus potenciales ya maltrechos ante los resultados del Nasdaq- y la industria clásica más tradicional y potente de Occidente, tendrá que esperar a que la oferta de posibilidades de la primera tenga más consistencia de la que ha tenido hasta ahora.

Al igual que en el salón de París, en el pasado mes de septiembre, el automóvil ha sido el gran referente en Ginebra y, si bien en la capital francesa el ramillete de novedades se concentró en el segmento de las berlinas medias altas como forma de resucitarlas ante el empuje de nuevos segmentos de coches familiares, ahora en Ginebra esas novedades se han disgregado repartiéndose los segmentos el protagonismo.

Ginebra ha querido fortalecer las gamas altas de las marcas generalistas como propósito firme de competir en este nicho de mercado con las firmas alemanas líderes en este campo.

Renault, con el Vel Satis, y Lancia, con el Thesis, futuros coches en la calle en el plazo de un año más o menos son las abanderadas de esta aventura en pro de un concepto de calidad muy refinado y muy por encima de lo que estas marcas están acostumbradas a ofrecer a una clientela de por sí muy exigente. Ambos modelos han partido de prototipos que fueron protagonistas en pasados salones.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores