Técnicos de la misión espacial reparan parcialmente computadoras

Los fallos en los comandos de Alfa han retrasado la prueba del Canadarm2, el brazo robótico de casi 18 metros de largo que los siete tripulantes del Endeavour llevaron esta semana hasta la estación internacional, que construyen 16 países a 378 kilómetros de la Tierra.

26 de Abril de 2001 | 15:35 | EFE
Houston.- Los técnicos que controlan la misión del transbordador Endeavor y la estación espacial Alfa lograron esta mañana algunos progresos en la reparación de las computadoras, cuyo fallo ha demorado una prueba crucial del nuevo brazo robótico canadiense.

Aproximadamente una hora después de que las tripulaciones fueran despertadas a las 08:40 GMT, el Control de Misión en Houston (Texas) pudo volver a la situación de normalidad, aunque los técnicos aún no han determinado las causas de los problemas en dos de las tres computadoras de la estación Alfa.

Los fallos en los comandos de Alfa han retrasado la prueba del Canadarm2, el brazo robótico de casi 18 metros de largo que los siete tripulantes del Endeavour llevaron esta semana hasta la estación internacional, que construyen 16 países a 378 kilómetros de la Tierra.

El brazo robótico quedó firmemente instalado en un costado del módulo Destiny, y ayer, miércoles, debía hacerse una prueba en la que el Canadarm2 debía recoger la estructura de 1,35 toneladas en la cual llegó estibado en el compartimento de carga del Endeavour.

La operación, que comandaría la ingeniera de vuelo estadounidense Susan Helms, se completaría con el traspaso de la carga al brazo robótico del Endeavour y la colocación de la estructura nuevamente en el compartimento de estiba.

Si todo funciona bien hoy, la prueba comenzará a la hora 13:30 GMT aproximadamente, indicaron los técnicos en el Control de Misión.

La astronauta Helms contribuyó a la solución del problema cuando conectó una computadora portátil y descubrió que uno de los tres ordenadores necesarios para la función del brazo robótico estaba en buenas condiciones y seguía funcionando.

Las otras dos computadoras seguían atascadas, pero la conexión con la portátil restableció la capacidad de los técnicos en el Control de Misión para vigilar los sistemas de la estación Alfa y enviar comandos.

"Tenemos acceso a los datos", dijo Helms.

"Me has iluminado el día", le contestó el controlador de misión Bob Castle, en Houston.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores