EMOLTV

Linux entra a la primera división entre los servidores

La empresa IBM, que tiene una fuerte implantación en Canadá, presentará su nueva línea de servidores para Linux de la serie Z y de la serie I la próxima semana durante la conferencia LinuxWorld en Nueva York.

26 de Enero de 2002 | 17:26 | EFE
TORONTO.- Linux, el sistema operativo creado por un joven estudiante finlandés en los años 90, ha dado el salto definitivo a la primera división de la informática con el anuncio de que la multinacional IBM fabricará servidores para este sistema.

La empresa IBM, que tiene una fuerte implantación en Canadá, presentará su nueva línea de servidores de la serie Z y de la serie I la próxima semana durante la conferencia LinuxWorld en Nueva York.

Los ordenadores centrales -a diferencia de los ordenadores personales o PC- están destinados para realizar grandes operaciones y constituyen el sistema informático principal en organizaciones empresariales, ya que estos servidores alimentan las redes de PCs.

La principal razón de IBM para incorporar a su línea de productos servidores dotados con Linux, en vez de otros sistemas operativos más tradicionales como el propio z/OS de IBM, es económica.

Mientras que un ordenador central dotado con otro sistema operativo cuesta alrededor de 750.000 dólares, IBM planea vender la serie Z de Linux por poco más de la mitad de ese precio, alrededor de 400.000 dólares.

La serie I, un modelo más reducido destinado a pequeñas y medianas empresas, costará 50.000 dólares.

El origen de esta drástica reducción del precio es, básicamente, Linux, el sistema operativo creado por el finlandés Linus Torvalds en la década de los años 1990 y que durante años ha sido una herramienta utilizada casi exclusivamente por "piratas" informáticos y "locos" de la informática.

Linux, a diferencia de otros sistemas operativos, es un código abierto lo que significa que no existen derechos de propiedad, que los usuarios no pagan por ese capítulo y que pueden modificar sin restricciones el programa.

En compañías dotadas con redes de centenares ordenadores personales el ahorro que proporciona basar el sistema informático en Linux frente a productos de Microsoft (Windows) o Sun Microsystem (Unix) puede ascender a millones de dólares.

Ese sistema se distribuye gratuitamente a través de internet y las compañías que se dedican a producir el sistema operativo, como Red Hat, sólo cobran por su envío en discos o el mantenimiento de sistemas basados en Linux.

Por ello, Linux ha penetrado en los últimos años de forma constante en el mundo de las grandes empresas revelándose como una seria amenaza para Microsoft hasta el punto que en el 2001, por segundo año consecutivo, fue el programa para servidores con una expansión más rápida.

La empresa canadiense Corel, el mayor productor de programas informáticos del país, tuvo una idea similar en 2000, cuando inició conversaciones con el fabricante de chips Intel para producir ordenadores personales baratos basados en Linux con los que contrarrestar el poderío de Microsoft.

En 2001 International Data Corporation (IDC) -una empresa dedicada a la investigación del mercado de tecnologías de la información- cifraba la cuota de mercado de Linux entre servidores y ordenadores centrales entre el 11 y el 27 por ciento de los sistemas en funcionamiento.

Una cifra nada despreciable para un programa que empezó como el pasatiempo de un estudiante informático de la lejana Finlandia y que hoy se ha convertido en un empresario, socio de Transmeta, una de las más novedosas compañías de fabricación de chips de EE.UU.

El crecimiento de Linux en los últimos meses ha coincidido con la aparición de una nueva versión del sistema preparada para funcionar con los procesadores de arquitectura de 64 bits de AMD, Transmeta o Intel, y que permite multiprocesos simétricos, es decir ordenadores dotados con hasta 32 procesadores.

Durante años, Torvalds escribió línea por línea el programa de Linux con la colaboración de centenares de entusiastas informáticos de todo el mundo que de forma desinteresada perfeccionaron el código y le dotaron de más y más capacidades.

En enero de 2001, Advanced Micro Devices (AMD), el segundo fabricante de chips después de Intel, entregó a la Universidad de Delawere (EE.UU.) un supercomputador con 128 procesadores Athlon de 1 GigaHerzios cada uno y dotado con el sistema operativo Linux.

Por su parte, IBM -que ha destinado 1.000 millones de dólares para adaptar Linux a grandes ordenadores- está construyendo el mayor supercomputador Linux para el Centro Nacional de Aplicaciones de Supercomputación (NCSA) con más de 600 servidores de la Serie X de la compañía.

Y la empresa de programación VMware está colaborando con la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) estadounidense -la más poderosa organización de espionaje del mundo- para construir con Linux un ordenador que sea prácticamente resistente a cualquier "pirata" informático.