Japón desarrolla tecnologías para calmar la angustia

Sencillos programas intentan tranquilizar a los usuarios advierténdoles sobre su salud o el estado del tiempo.

07 de Octubre de 2009 | 10:00 | AFP
MAKUHARI.- Los industriales japoneses trabajan en la elaboración de nuevas tecnologías, ya no para fascinar o divertir, sino para tranquilizar a unos consumidores trastornados por la crisis económica, que ha modificado sus hábitos.

En los teléfonos celulares son ya habituales mensajes del tipo "su hijo llegó bien a la escuela", "la abuela salió de casa" o "dentro de diez minutos va a llover, no olvide su paraguas".

Pero ésto es sólo el comienzo, pues las redes de sistemas de detección de todo tipo van evolucionando sin cesar, para prever o prevenir cada vez más y mejor.

"Mediante un sistema de etiquetas electrónicas activas conectadas a una red, es posible difundir sin que la persona actúe, y en función de su localización precisa, informaciones de sus allegados o de un acontecimiento de su interés", explica un investigador de Panasonic.

En Japón, donde la población envejece, donde los padres acuerdan una gran importancia a la vigilancia de sus hijos y donde los terremotos y otras catástrofes naturales son frecuentes, estas técnicas son consideradas como de bienestar social.

"Su corazón late muy rápido, camine más lentamente", "ha ganado un kilo en una semana, debería comer más verduras y beber menos cerveza": cada vez hay más aparatos que dan consejos personales para el bienestar de sus usuarios.

"Si se instalan pequeños captores plurisensoriales en el cuerpo de una persona, es posible seguir su condición física de manera permanente, y darle las recomendaciones benéficas para su salud y al fin y al cabo para la sociedad", explica el presidente de Panasonic, Fumio Ohtsubo.

Con igual punto de vista, la firma electrónica Oki diseñó un captor que se fija en el brazo y que permite, por ejemplo, analizar si quien lo lleva efectúa correctamente la secuencia cotidiana de ejercicios físicos que difunde desde hace años la radio japonesa.

El primer operador de telecomunicaciones móviles japonés, NTT Docomo, se asoció con varios fabricantes de balanzas personales y otros aparatos de control físico para ofrecer un servicio de control del peso y otras medidas corporales de toda la familia.

De esta manera, cualquiera puede consultar su estado de salud mediante el teléfono celular o la computadora.

Por otra parte, los aparatos electrodomésticos prometen ser cada vez más inteligentes, mucho más que los consumidores que dejan encendida la luz después de salir de una habitación.

Gracias a detectores de presencia y de contexto, las luces no sólo se apagarán automáticamente si no hay nadie, sino también estarán en comunicación con los otros aparatos electrodomésticos (TV, aire acondicionado) para registrar una situación de manera instantánea y adaptarse en consecuencia.

"De tal manera, las lámparas y el aire ambiente se ajustarán automáticamente si la persona está sentada en un sofá y si la televisión acaba de ser encendida", indicó M. Ohtsubo.

El consumidor japonés sigue siendo exigente y aprecia tener bienes de consumo de marca prestigiada y de alto nivel técnico, pero presta cada vez más atención a las ventajas de orden práctico.

"El cliente necesita sentirse seguro, quiere productos fiables y que tengan un valor de utilización real", estima Ohtsubo.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores