EMOLTV

Estudio analiza la calidad de señal y audio de la telefonía celular chilena

Investigación de la Universidad de Chile entregó como resultado que un 10% de las llamadas tienen un corte en algún momento.

30 de Noviembre de 2012 | 15:53 | Emol
imagen
El Mercurio

SANTIAGO.- Una investigación realizada por el Laboratorio de Procesamiento y Transmisión de Voz (LPTV) de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile analizó la calidad de la señal y el audio en las llamadas de los servicios de telefonía celular en Chile.


El estudio consistió en la realización de 100 llamadas desde distintos puntos de Santiago a un teléfono fijo, instalado en la FCFM en Beauchef 850, Santiago. Cada prueba (grabada para un análisis posterior) incluyó la lectura de dos secuencias de cuatro dígitos y una evaluación de qué tan claro se escuchaban las instrucciones de la grabación (con nota de 1 a 7).
 
El estudio, liderado por Néstor Becerra Yoma, director del Centro para Monitoreo de Servicios de Telecomunicación, arrojó interesantes resultados. Por ejemplo, de las 100 llamadas hechas, 10 incluyeron al menos una frase que se cortó por la señal. Cuatro llamadas presentaron frases con ruidos o "glitches" y seis tenían frases con inserciones de segmentos de señal no correspondiente. Finalmente, nueve usuarios tuvieron que repetir la llamada porque el primer intento se cortó.


La calificación de la llamada por los usuarios arrojó un promedio de 6.2. Según Becerra, la alta nota se explica por el acostumbramiento de los abonados al servicio.


Todas las grabaciones fueron medidas después con el estándar de la International Telecommunication Union, recibiendo una nota de entre 1 y 5, calificando la señal. El promedio de 2.65 (con una diferencia menor entre los distintos operadores). El problema es que mientras más mala es la señal, más cara sale una llamada, por los reiterados intentos de que la persona al otro lado de la línea escuche.


Otra conclusión del informe es que la mala calidad de audio impide la implementación de aplicaciones avanzadas de biometría por voz, como el reconocimiento del interlocutor para servicios de seguridad.