Francisco Rojas: Me sorprendió el llamado

Con la simpleza que lo acompaña desde que irrumpió en Deportes La Serena, el jugador de Colo Colo no oculta su felicidad. Retornó a la selección y lo más probable es que esté frente a Perú.

20 de Abril de 2000 | 09:58 | El Mercurio
SANTIAGO.- Se nota que a Francisco Rojas, el Murci para sus compañeros e hinchas, las entrevistas le incomodan. No es su hábitat. El prefiere moverse en la cancha, lejos de las grabadoras y las libretas.Y no es que tenga poses de divo. Al contrario. En el ámbito cotidiano suele reír y explayarse con naturalidad. A su manera, claro, con dichos sabrosos y tallas que provocan más de una carcajada en el auditórium.

Quienes lo conocen confiesan que su alejamiento de la selección lo tenía dolido, al igual que el bajo nivel que exhibió en la temporada anterior. Sus amigos recuerdan que en la intimidad, al finalizar el año pasado, prometió recobrar el nivel que lo llevó a la Roja y a transformarse en figura de los albos.

Con el tibio sol de otoño pegando en la zona de estacionamientos, Pancho Rojas habla sobre el duelo con Perú y su regreso al cuadro nacional.

No siento un clima derrotista, aunque si se sigue pensando en las derrotas vamos a seguir perdiendo. Ahora sólo debemos preocuparnos de Perú, porque es el rival de turno, dice en el comienzo de la charla.

Luego, el defensa mundialista agrega: Tampoco debemos volvernos locos y preocuparnos sólo de ellos. Hay que pensar en lo que podemos hacer nosotros, en mantener el equilibrio en la cancha, en no desordenarnos. A mí no me gusta hablar mucho antes de los partidos, prefiero hacerlo en la cancha y no me fijo mucho en lo que dicen los demás, indica.

Su nombre no circulaba entre los que afrontarían la campaña inicial de las eliminatorias. Pero ante la necesidad, Acosta decidió recurrir a su viejo conocido. Rojas lo asume con la misma ilusión del primer llamado.

No puedo negar que me sorprendió la citación. Lo mejor de todo es que me volvió la alegría, el deseo de ganar todo, porque a veces el ánimo se baja cuando no están entre los jugadores de la selección. Siento que recobré la ilusión y eso en un futbolista creo que es muy importante. Estaba bajoneado. Ahora estoy físicamente muy bien, con chispa, otra vez enchufado y rápido, confiesa el zaguero mientras agrega que su esposa, Joanna Calderón, fue una de las que más festejó la nominación.

Da la impresión que para usted todos los partidos son iguales. Es capaz de hacer un sombrero en el barrio o en el Mundial. ¿Es tan así?

A lo mejor. Lo que sucede es que me encanta jugar a la pelota, es lo más lindo, me divierto con ella y quizás por eso es que no siento la presión que a les afecta a otros. Yo disfruto en cualquier cancha. Mis compañeros me tienen confianza, saben que no voy a arriesgar por arriesgar.

Sonriendo siempre, con las pilas cargadas, Pancho Rojas quiere ser el abrelatas que rompa el fondo peruano. Por ganas no se queda.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores