Los argumentos del intendente de Coquimbo para rechazar el proyecto Dominga

Claudio Ibáñez fue el responsable de desempatar una tensa votación que tuvo lugar en la ciudad de La Serena, en medio de manifestaciones tanto de personas que respaldaban la iniciativa, como por quienes la rechazaban.

09 de Marzo de 2017 | 15:09 | Por Fernanda Villalobos Díaz, Emol
Aton
SANTIAGO.- Claudio Ibáñez, el intendente de la Región de Coquimbo, fue la última persona -de un total de 12- en emitir su voto sobre la Resolución de Calificación Ambiental del proyecto minero-portuario Dominga que se llevó a cabo este jueves en las dependencias del Gobierno Regional en La Serena.

Hasta antes de eso, la opción para aprobar su construcción contaba con seis votos, y fue justamente la máxima autoridad de la región quien empató el proceso y también quien tomó la última decisión. Así, el proyecto ligado a la empresa Andes Iron fue rechazado.

Sus argumentos se basaron principalmente en una mirada a largo plazo de lo que traería consigo este proyecto en la relación social con las próximas generaciones, pese a que valoró las facultades que la minería ha traído a la IV Región y al país.

"Comprendemos la importancia de la minería en la historia de nuestra región, la relevancia en sus efectos económicos, comerciales, productivos, sociales y culturales, valoramos el aporte de sus trabajadores y la confianza de sus inversionistas por sacar adelante proyectos que tengan como base el respeto por la comunidad, su entorno, su fuerza laboral y la institucionalidad de nuestro país. Como gobierno, hemos apoyado la minería, por ejemplo, hemos apoyado en esta misma instancia otras iniciativas como el proyecto de minera El Espino o la planta desaladora de Pelambres", argumentó.

"La experiencia indica que aunque se manifiesta la voluntad no necesariamente se advierte un desempeño responsable y equilibrado, justo y armónico y terminamos sufriendo las consecuencias que empañan el gran desafío de lograr un desarrollo sustentable. En ciertos casos se provocan daños irreversibles en la relación social, en el medio ambiente, en la confianza, también en la capacidad y credibilidad del aparato público para cumplir sus obligaciones y el funcionamiento del sector privado", añadió el intendente.

"Cabe la duda razonable, cuando hay organismos técnicos que advierten riesgos y sus fundamentos son desestimados en el proceso, cuando existen consideraciones que al amparo de la normativa aplicable no pueden ser evaluadas, cuando existen situaciones que de no ser razonadas e implican exponer a la comunidad, a un riesgo en su salud y de la calidad de vida, incluso a la afectación de sus tradicionales fuentes laborales. Cabe la duda razonable, cuando no se aborda la operación de éste y de otros proyectos de envergadura funcionando en forma paralela, qué pasará cuando por cualquier razón de mercado, de oferta o de demanda, del comportamiento internacional, cambien las condiciones comprometidas en los próximos 10, 20 o 30 años, qué pasará cuando pasen los años y las futuras generaciones ya no tengan a quién pedirles explicaciones, entonces ya no habrá nada más que hacer".

La autoridad también hizo referencia al impacto ambiental que tendría la minera en la zona.

"Somos conscientes de que el proyecto representa para muchos, entre los que por cierto nos incluimos, una posibilidad de desarrollo económico y social importante para los habitantes, no sólo para los de la comuna de La Higuera, sino que para toda la región, misma consciencia que tenemos para al menos, representar para quienes estamos poniendo en riesgo una de las reservas naturales más importantes del mundo y el hábitat para decenas de especies desde chungungos, pingüinos, delfines y hasta ballenas, que son patrimonio de la humanidad, para el desarrollo de la investigación científica y la admiración mundial que todos deberíamos proteger", señaló.

Asimismo, el intendente aseguró que ha "revisado detalladamente" el Informe Consolidado de Evaluación (ICE) y ha "indagado en el proceso de evaluación realizado, he escuchado las diversas posturas sociales, científicas y de la empresa, he conocido la opinión sectorial de cada uno de los servicios que han intervenido (...) no nos oponemos al proyecto Dominga, por el contrario, va en la línea del desarrollo regional que nos hemos planteado, pero nuestra mirada con foco en las personas y en el medio ambiente, apuntan a mayores estándares".

"Tenemos la firme determinación de apoyar y generar crecimiento y desarrollo económico, pero siempre de manera sustentable. En el ICE se reconoce la afectación a recursos naturales, se reconocen que el proyecto produce afectaciones del valor ambiental en el territorio, se expone la afectación de las personas por ruidos y por material particulado".

"La proposición que hace en términos ambientales de compensación o reparación no son apropiadas ni suficientes para asegurar como es debido el derecho a vivir en un ambiente libre de contaminación, la protección del medio ambiente, la preservación de la naturaleza y la conservación del patrimonio ambiental consagrados en la Constitución de la República, por ello mi voto es en contra", sentenció.
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones
Ordenar por: