David Rockefeller, el último de una generación de millonarios y filántropos

El multimillonario llevó con orgullo el estandarte de su familia y fue durante muchos años una de las figuras más influyentes del gran capitalismo estadounidense.

20 de Marzo de 2017 | 16:05 | Emol/Agencias
AP
NUEVA YORK.- El último sobreviviente de toda una generación de Rockefellers y la cabeza visible de la familia durante las últimas décadas, David Rockefeller falleció hoy a los 101 años de edad.

El multimillonario financiero y filántropo murió en su domicilio de Pocantico Hills, en Nueva York, tras una larga vida dedicada a los negocios, la promoción del capitalismo y el apoyo a las artes.

Rockefeller llevó con orgullo el estandarte de su familia y fue durante muchos años una de las figuras más influyentes del gran capitalismo estadounidense.

Con su muerte desaparece el último nieto vivo del fundador de la dinastía, John D. Rockefeller, que está aún considerado como el estadounidense más rico de todos los tiempos y como la persona más acaudalada de la historia moderna.

Profesionalmente, la carrera de David Rockefeller estuvo marcada por su paso por el Chase Manhattan Bank, una institución estrechamente vinculada a su familia y cuya expansión internacional lideró durante los años 70.

Rockefeller comenzó a trabajar para el banco en 1946, cuando al frente de este se encontraba su tío Winthrop W. Aldrich, y ascendió rápidamente, convirtiéndose en presidente en 1961 y en consejero delegado en 1969.

Utilizando su nombre y su carisma, multiplicó las operaciones de la entidad en el extranjero antes de dejar el cargo en 1981, aunque durante años continuó asesorando al banco en sus negocios internacionales y como una suerte de embajador.

Su afición a los viajes y su influyente nombre le convirtieron también en uno de los grandes representantes en el extranjero del gran capitalismo estadounidense, con continuas visitas a empresarios y líderes políticos en todos los continentes.

Rockefeller fue fundador de la Comisión Trilateral, creada en 1973 y considerada una de las organizaciones privadas más influyentes del mundo, y miembro del comité consultivo del grupo Bilderberg.

Según cercanos, mantuvo esa pasión por conocer mundo durante toda su vida y, a pesar de su avanzada edad, siguió viajando de forma continua en los últimos años.

Un enamorado de Marruecos, con cien años continuaba visitando regularmente Fez para hacer compras, según aseguró en una entrevista en 2015.

Rockefeller conoció el norte de África a principios de los años 40, cuando se alistó como voluntario en el Ejército y sirvió en esa región y en Francia durante la Segunda Guerra Mundial antes de licenciarse con el rango de capitán en 1945.

Previamente había estudiado en Harvard y en Londres y había obtenido un doctorado en Ciencias Económicas por la Universidad de Chicago.

Tras acabar sus estudios, trabajó como secretario del alcalde de Nueva York Fiorello La Guardia y como director adjunto regional de la oficina de defensa de Estados Unidos.

Varios presidentes de EE.UU. le ofrecieron a lo largo de los años ocupar la Secretaría del Tesoro, algo que siempre rechazó. Rockefeller no dudó además en criticar abiertamente a algunos inquilinos de la Casa Blanca cuando sus decisiones le parecían incorrectas.

Siguiendo los pasos de su abuelo John, fundador de la compañía petrolera Standard Oil, y luego de su padre, también llamado John, David Rockefeller fue también un gran filántropo.

Ex alumno de Harvard, donó unos US$25 millones a la famosa universidad en 1994. En 2005, para su cumpleaños número 90, prometió 5 millones de dólares por año al Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA).

Pero se comprometió a desembolsar sumas aún más importantes tras su muerte al MoMA, a la Universidad Rockefeller que lleva su nombre y a Harvard -unos 100 millones de dólares a cada uno-, según la revista especializada Inside Philanthropy.

También financió la construcción del World Trade Center - que incluye las desaparecidas Torres Gemelas-.

Junto con los viajes, su otra gran pasión fueron las artes, que promocionó con cientos de millones de dólares continuando con la tradición de su familia y de otras grandes dinastías de la Costa Este.

Además, reunió una de las colecciones de arte más importantes del planeta, valorada en cientos de millones de dólares y con obras de Picasso, Cezanne o Matisse.

Hoy, la revista Forbes le atribuía pocas horas antes de conocerse su muerte una fortuna de 3.300 millones de dólares, a pesar de las cuantiosas donaciones que llevó a cabo en sus últimos años.

Rockefeller contó su vida en una autobiografía publicada en 2002, las únicas memorias escritas en tres generaciones de una de las familias más poderosas del mundo.
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Editar perfil
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
FRASE DEL MOMENTO
Ranking Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores