La ofensiva de ME-O: Expertos analizan su actitud que "llama la atención, pero podría costarle votos"

Emplazamientos directos a Piñera y Guillier y un duro tono interpelativo han caracterizado la estrategia comunicacional que el candidato del PRO ha desplegado las últimas semanas.

07 de Octubre de 2017 | 08:17 | Por Consuelo Ferrer D., Emol
Aton Chile
SANTIAGO.- "¿Qué hace un candidato ahora que sabe quienes le reunieron las firmas son narcos?", afirmó la mañana del miércoles el candidato presidencial del PRO, Marco Enríquez-Ominami. Se refería a Alejandro Guiller, tras los cuestionamientos por su supuesta cercanía con el alcalde de San Ramón, Miguel Ángel Aguilera, cuya posible vinculación con redes de narcotráfico ha remecido a dicho municipio.

El emplazamiento directo al candidato no es el primero: se trata de un escenario que resulta conocido, y que se ha evidenciado también en los debates de la campaña presidencial, donde es habitual que ME-O sea el candidato que confronta a los demás.

Así lo hizo en el primer foro que contó con la participación de todos los aspirantes a La Moneda, que fue organizado por la Asociación Nacional de Prensa, el pasado 28 de septiembre.

En la instancia, ME-O llamó a los candidatos que ostentan un sillón en el Congreso a donar su sueldo, dando como ejemplo que fue lo que realizó su mujer, la animadora de televisión Karen Doggenweiler. También se dirigió directamente a Piñera: "Una candidata a diputada ha dicho que Carmen Gloria Quintana se quemó sola, ¿va a pedir que se retire?", le dijo.

Además, aprovechó la ocasión para interpelar a una figura política que no compite por la presidencia ni se encontraba en el estrado junto a él: el senador UDI Hernán Larraín. "Aquí está en la sala un senador que dijo que los detenidos desaparecidos no existían. Eso es un cómplice pasivo", afirmó, mientras lo apuntaba con el dedo.

A pesar de que el senador afirmó no sentirse interpelado, en la conferencia de prensa posterior, el candidato del PRO confirmó que sí se refería a él.

La situación se repitió en el debate de este miércoles, organizado por la Universidad de Chile y Radio Cooperativa, pero esta vez el enfrentamiento lo protagonizó junto a la carta del pacto Fuerza de la Mayoría, Alejandro Guillier, mientras discutían sobre rebajar las remuneraciones en el Congreso y los ministerios.

"Si tiene la ilusión de que va a poder repuntar con esta estrategia, está equivocado. Esto sin duda le va a perjudicar"

Javiera Arce, cientista política
El senador se mostró contrario a la idea y, tras seguir siendo emplazado por ME-O, le mencionó las comunas donde cada uno vivía, a modo de ilustrar que el candidato del PRO tenía una mejor situación socioeconómica que él.

"Yo vivo en Peñalolén, tú en Vitacura". Luego, tocando a Alejandro Navarro, le dijo: "¿Tú en Recoleta, no? ¿Ven? Ahí está la diferencia", finalizó. Su respuesta generó molestia en ME-O y en su esposa, quienes recibieron el comentario como una crítica a que la casa que habitan es de propiedad de Doggenweiler y no de Enríquez-Ominami.

"Lo que usted acaba de hacer es gravísimo, es parte de lo que duele en Chile. Es parte de la mala fe y la mala política. Yo vivo en la casa de mi mujer con separación de bienes. Trabajó 27 años y a diferencia suya, senador Guillier, y pídale perdón inmediatamente, ella donó su sueldo y lo dejó de cobrar. Usted está cobrando su sueldo como senador", le contestó.

Antes de finalizar el debate, ME-O volvió a pedirle a su contendor que se disculpara con su esposa, esta vez a través de su cuenta de Twitter. Reiteró, con posterioridad, que los dichos de Guillier eran "una bajeza".

Se repitió, también, este jueves, en un foro organizado por el Hogar de Cristo para hablar sobre la infancia y la crisis del Sename. El candidato del PRO emplazó varias veces a Piñera, a quien le pidió que dijera qué haría de diferente en su gobierno en dicha materia, instándolo a pedir perdón por la situación en el Sename.

"Yo he perdido toda esperanza de tener un diálogo honesto y de buena intención con Marco. Yo sé que él escogió un camino que es ser el niño terrible de la política chilena. Hasta ahora ese camino lo ha llevado a ser el candidato del 1%. Yo no voy a seguir su camino, Marco", respondió él.

"Jugar con fuego"


A juicio de la cientista política y académica de la Universidad de Valparaíso, Javiera Arce, el enfrentamiento del miércoles fue "ficticio". "Fue una declaración de odio y de guerra muy forzada, eso se notó mucho", afirma a Emol.

"No puedes sostener una campaña en base solamente a un comportamiento beligerante con tus contendores. Es absurdo. Él tiene material programático suficiente para avanzar de buena manera", agrega la analista.

Además, explica que ME-O ha buscado emplazar a los candidatos de mayor peso electoral, no así a quienes mantienen números bajos en las encuestas. "Es una técnica de manejo político: tú estableces quién es tu enemigo. Lo que está haciendo él es ponerse como enemigo a las personas que ve como más competitivas", explica.

El académico de la Escuela de Ciencia Política de la U. Diego Portales, Fernando García Naddaf, considera por su parte que la estrategia no le traerá réditos a nivel de votos.

"Es como jugar con fuego. Marco sabe que el conflicto genera noticia, llama la atención y logra un factor diferencial, pero el problema es que una actitud confrontacional muchas veces no logra convencer en una campaña", asegura a Emol.

"Lo que logra persuadir y convocar gente son los rasgos asociados a la confianza, la sinceridad, la familiaridad. La actitud de ME-O es buena cuando se tiene un mercado electoral cautivo que efectivamente la valida, cuando hay un piso que es fiel contigo. Pero es muy complicado que eso te sirva para buscar al electorado frágil de otro candidato, o incluso al que está indeciso", complementa.

Según el analista, la técnica es más propia de otros mecanismos electorales, como el de EE.UU. "La primera etapa es visibilizar, luego posicionar un tema, pero lo que Marco busca es una tercera etapa, que es buscar diferencias con tus competidores, con aquellos que tú esperas sacar mayor dividendos en términos de cautivar votos", afirma.

Por eso, asegura, ME-O busca oponerse a Piñera y a Guillier: para cautivar al electorado que también se opone a ellos. "Se trata de cómo identificas tu postura con un determinado electorado, pero no es que estés convenciendo a nadie con tus argumentos, simplemente estás poniéndote al nivel de ellos", finaliza.

La académica de la U. de Valparaíso, además, afirma que por un tema cultural chileno, la actitud adoptada por el candidato del PRO no tiene buena acogida.

"Los chilenos son hipócritas, alguien muy directo en general cae mal. Culturalmente somos anticonflicto, nos gusta esconder los problemas bajo la alfombra", asegura.

"Él no está leyendo bien los electorados, y si tiene la ilusión de que va a poder repuntar con esta estrategia, está equivocado. Esto sin duda le va a perjudicar", concluye Arce.
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Editar perfil
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Ranking Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores