Justo y necesario

Hay algunos errores que se repiten al utilizar un condón y que pueden traer como consecuencia el contagio de enfermedades y embarazos no deseados. Por eso hablamos con un experto que nos dio algunos consejos, cifras y hasta medidas a tomar en cuenta.

30 de Junio de 2009 | 10:56 |
No debe quedar ni muy apretado ni suelto. La recomendación no es muy complicada, para que un preservativo funcione correctamente y así, prevenga el contagio de enfermedades de transmisión sexual, Sida y embarazos no deseados.

Pero tan elemental consejo no surte efecto a veces, cuando por vergüenza o ignorancia, no se adquiere un producto anticonceptivo que dé la talla. Pero no hay dónde perderse: large, small, y el más común: estándar, son los tamaños ofrecidos al mercado.

En el caso chileno, la talla necesaria suele ser esta última para cubrir las medidas generales del país y de Latinoamérica, que van entre los 12,7 y los 15,8 centímetros de longitud.

“Le recomiendo a mis pacientes comprar, inicialmente, el preservativo estándar y probar”, explica el sexólogo y miembro de la Sociedad Chilena de Sexología, Mauricio Salas, quien menciona que según las marcas, se ofrecen condones más anchos que otros. La normal corresponde a los 52 mm y se pueden encontrar hasta de 55 mm.

El sexólogo también destaca que los parámetros mundiales clasifican las medidas menores a 10 centímetros como un pene pequeño. Y que esta realidad está representada por el 28,3% de los hombres. La mayoría, el 50,3%, se ajusta a la longitud normal, que va desde los 14 hasta los 17 cm, mientras que sólo el 15,2% está en la escala que va desde los 18 hasta los 20 cm, necesitando, por ende, un preservativo de talla large y ancho.

La colocación del condón de forma incompleta o sin una erección, son algunos de los errores que Salas reconoce como los más frecuentes.

Lo cierto es que éste debe ponerse justo antes de comenzar el coito, preocupándose de antemano de revisar la fecha de vencimiento del preservativo y de haberlo sacado cuidadosamente de su envoltorio. La misma atención se debe poner al momento de colocarlo, ya que cualquier elemento filudo podría romperlo.

Otro error habitual que menciona Salas es sacarse el condón y continuar con la actividad sexual o no preocuparse si éste se sale o se rompe en medio del coito. Para evitar esto, se recomienda preocuparse de que no quede aire dentro y que esté completamente extendido.

Por último, el sexólogo recomienda su uso también durante el sexo oral, a pesar de que son menores los riesgos de contagio del VIH en estos casos. Pero cuando se trata de sexo anal o vaginal, su uso se hace prácticamente necesario.

Por último, menciona la importancia de realizarse los exámenes para descartar la presencia de enfermedades de transmisión sexual y VIH, sobre todo, antes de haber decidido con la pareja dejar de usar preservativo.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores