Blog de belleza: Probé una crema “espacial” en mis siniestras líneas de expresión

Se supone que la nueva crema para las arrugas de Lancôme fue hecha “bajo estándares espaciales”, y se supone que me ayudaría a tratar las espantosas marcas que mis 32 años están dejando con martillo y cincel en mi cara.

18 de Junio de 2015 | 15:56 | Por Ángela Tapia Fariña, Emol.
Había tenido uno de esos fines de semana non stop: viernes, cita –aquí es donde suspiro-; sábado, cumpleaños en un bar abierto –aquí es donde me duele la cabeza- y domingo, la despedida de una amiga -aquí es donde lloro-. Si a eso le sumamos la falta de sueño y los cigarros que fumé, el día lunes por la mañana mis arrugas –o líneas de expresión, como prefieren llamar a esos surcos que mis 32 y mi rosácea están arando en mi cara-, estaban tan marcados que maldije el ciclo de la vida y mis malos hábitos.

Fue entonces que en entre los cajones de mi baño, brilló un pote morado que me habían dado para probar; era la Rénergie Multi-Lift. El nudo en la garganta que me provocó ver mis incipientes patas de gallo me convenció de que había llegado el momento de probar la crema para las arrugas de Lancôme.

¿Y si la esencia de la belleza de las mujeres residiera en la confianza que tienen en sí mismas? ¿Y si la eficacia y el bienestar sensorial de la cosmética sólo tuviesen como objetivo sublimar esta belleza? Y si, finalmente, ¿esta belleza permitiera a las mujeres sentirse más serenas para alcanzar cierta forma de felicidad? En Lancôme, estamos convencidos de ello”, decía el comunicado con el que me llegó a Emol la cremita. Veamos, de confianza en la belleza no me queda nada. Pero bueno, en la empresa parece que apuestan por una revalorización de la naturalidad de la mujer. Es decir: ok, tienes líneas de expresión y no lo puedes evitar porque no eres inmortal, y algún día morirás arrugada como una pasa. Pero al menos, ten un rostro digno.

Para ayudarnos a encontrar esa dignidad, la marca propone “lo último en tratamiento de rejuvenecimiento para la cara (…) que fue probado bajo estándares espaciales”, debido a que en el espacio se perdería más elasticidad que en la Tierra, algo que explica el profesor Alain Colige en este VIDEO. ¡Qué me dijeron! “Anti-arrugas –firmeza –contornos”, decía el folletito de la crema y justamente eso repetía como mantra mientras me la echaba en la cara.

La textura, muy rica, el olor, como dulce juventud, y la sensación de hidratación –post finde non stop- fue maravilloso. Pero como soy consciente que esto no tiene un efecto inmediato –porque para eso voy y me intoxico con bótox y listo-, esperé dos semanas para evaluar los resultados y así, escribir este humilde review.

La disciplina a los 32

No dejé de fumar, pero retomé mi rutina de tomar agua mientras continué probando la crema y sagradamente, como siempre lo he hecho, me sacaba el maquillaje cada noche. Para aplicar la crema correctamente, se debe hidratar los contornos del rostro, esparciéndola desde el mentón hasta los pómulos (foto 1); luego en la frente –zona compleja de amenazantes arrugas- desde abajo hacia arriba (foto 2) y desde el centro del rostro hacia las ruines patas de gallo (foto 3).

Y a dos semanas de haber comenzado esta prueba cosmética “espacial”, debo decir que los resultados prometidos en el folletito: -contornos del rostro que parecen redefinidos, -piel que parece más firme y -arrugas que parecen reducidas, se cumplieron.

Sí, sé que no existe crema en el mundo que me devuelva la piel que no supe cuidar a los 17 años, pero si hay algún producto que me ayude a enfrentar el inminente paso del tiempo con la frente en alto, siempre será bienvenido.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores