Alfredo Di Stéfano presentó sus memorias

"Gracias, vieja", se titulan las esperadas memorias de uno de los mejores futbolistas de la historia. El libro narra una serie de anécdotas a las que agregó una análisis del fútbol actual, incluido el Real Madrid.

18 de Mayo de 2000 | 16:17 | EFE
MADRID.- Alfredo Di Stéfano presentó hoy "Gracias, vieja", las memorias del mayor mito del fútbol, las más esperadas por los aficionados de este deporte, que a partir de ahora conocerán con detalle todo el viaje de su vida, desde que salió del barrio de La Boca en Buenos Aires hasta que se llegó a la cima del fútbol mundial con el Real Madrid.

Este relato, editado por Aguilar y puesto en orden por Enrique Ortego, redactor jefe de deportes de ABC, y Alfredo Relaño, director del diario AS, -ambos además comentaristas de El Larguero en la Cadena Ser- comienza ya con un título simbólico, pues la 'vieja' es la pelota, el objeto que ayudó a convertirse en número uno mundial, y la que homenajea día a día en su domicilio, con una escultura que se encuentra a la entrada de su casa.

La presentación del libro dio paso a una de las mejores tertulias de fútbol que se recuerdan en Madrid. Di Stéfano narró todo un carrusel de anécdotas, a las que se añadió también un análisis sobre el fútbol actual, incluido un repaso al actual Real Madrid.

La vida de Di Stéfano es de película. Aunque, como reconoció esta tarde, el cine no es lo suyo. Rodó tres películas y según él, el tiempo que se pierde en rodar es un infierno. No es pera él. Pero lo cierto es que su vida en el libro se anima para el lector cuando en la página 39, cuenta como la mafia extorsionaba a su familia.

Su padre era secretario de la Cámara Gremial de Patatas. La mafia americana se había instalado en Rosario. Los que echaban de Chicago o Nueva York porque estaban marcados, cuenta el libro, al haber matado allí en la Ley Seca, en los años 30, todos se iban a Rosario.

Y allí se formó la famosa banda de "Chico el grande", con la que el padre de Di Stéfano tuvo algunos problemas.

"La situación era clara: había que pagar un canon en proporción a lo que ganabas al mes. Al viejo le exigían cinco o diez pesos por cada vagón de patatas que vendía. El no quería pagar. Así que siempre iba con la pistola en el bolsillo....Y dormía con la pistola en el cajón de la mesilla de noche, con el cajón abierto, el brazo estirado y la mano dentro del cajón con la pistola agarrada. Así dormía", apunta el ex futbolista en su libro.

Su primera prueba en el River Plate, club a donde iba a entrenarse en un tranvía con las botas envueltas en un papel de periódico, su cesión a Huracán, su titularidad en River, el servicio militar en el COLIMBA (COrre, LIMpia y BArre), la selección, su paso por Millonarios en Bogotá y su llegada a España tras una polémica pugna entre el FC Barcelona y el Real Madrid por hacerse con sus servicios, son algunos de los detalles en los que se extiende Don Alfredo a lo largo de la obra.

Di Stéfano, no podía librarse de opinar sobre el Real Madrid del año 2000. Dijo que sus jugadores favoritos son Redondo, Raúl e Iker Casillas, y destacó fuera de su club, a Luis Figo, del FC Barcelona, como los futbolistas más importantes de la Liga española.

Tuvo también un guiño al humor en este apartado de destacados: "Se me olvidaba. Y también me gusta Magdaleno, el máximo goleador del equipo de veteranos", que precisamente él dirige y lidera por todos los campos de España.

Di Stéfano alabó la figura de Vicente Del Bosque, el técnico del primer equipo del Real Madrid. "Ha realizado un gran trabajo. Se merece todos los éxitos del mundo", dijo. Luego reconoció también que siente debilidad por José Antonio Camacho, el seleccionador nacional español.

"Si algún día no está Del Bosque, el entrenador del Madrid debe de ser Camacho. Antes que traigan a un técnico de Bosnia Herzegovina, Camacho es el técnico ideal para el Madrid", subrayó Di Stéfano, quien estuvo sentado en la presentación del libro cerca de Michel, el ex jugador del Real Madrid, quien con el paso de los años se ha convertido en uno de sus grandes amigos.

Michel, en su intervención, dio gracias a Di Stéfano por todos los buenos momentos que ha dado al entorno del fútbol, dentro y fuera de los terrenos de juego. Y apuntó: "El título de 'Gracias Vieja' es notable, pero algún día igual hay que escribir otro que diga 'Gracias, viejo', por los días tan hermosos que nos has dado a todos".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores