La invasión trasandina

Por primera vez en la historia de Roland Garros hay doce jugadores argentinos, sin contar a las damas, ubicados en el cuadro grande.

01 de Junio de 2000 | 10:33 | EFE
PARIS.- De las estadísticas con que la organización de Roland Garros inunda diariamente a los periodistas, hay una que refleja un "milagro". Francia, 17 jugadores; España, 15; Argentina, 12. Nunca antes el país sudamericano había instalado a doce de sus jugadores en el cuadro masculino, y el fenómeno ya tiene nombre entre la prensa y el público en París: el "milagro argentino".

Las explicaciones son más profundas que la palabra "milagro", pero algo de magia hay en la explosión tenística de un país sumido en una eterna crisis económica, muy lejos de los centros deportivos del planeta y con un presupuesto anual de poco más de veinte millones de dólares para su Secretaría de Deportes.

Sólo un dato alcanza para entender las siderales distancias que separan a Francia de Argentina en el deporte y el tenis. Roland Garros entrega a la Federación Francesa de Tenis (FFT) 13 millones de dólares al año para el desarrollo de los más jóvenes. El presupuesto anual de la Asociación Argentina de Tenis (AAT) es de un millón de dólares al año.

Los quince españoles (uno de ellos entró al torneo gracias a una invitación) cuentan también con un respaldo considerable: diez millones de dólares de presupuesto entre las federaciones española y catalana.

Por eso es "milagroso" que Argentina supere a Francia en el número de jugadores en Roland Garros. Porque de los 17 franceses en el torneo siete estuvieron allí gracias a invitaciones especiales de la organización, mientras los doce argentinos se ganaron su lugar en el torneo por mérito propio.

Hay seis argentinos entre los 100 mejores del mundo, pero al terminar el torneo serán siete, y varios otros están a las puertas de la mágica barrera del puesto 100.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores