Traigan vino que copas sobran

La llegada de los jugadores y el cuerpo técnico al aeropuerto internacional de Ezeiza fue tan emotiva como caótica, ya que centenares de hinchas desbordaron los controles de seguridad para abalanzarse sobre sus ídolos en un desordenado festejo.

22 de Junio de 2000 | 10:10 | EFE
BUENOS AIRES.- El plantel de Boca Juniors, que regresó este jueves a Buenos Aires con la Copa Libertadores de América que logró la noche del miércoles en Brasil tras derrotar a Palmeiras en los penales, fue recibido por una multitud de fanáticos.

En Buenos Aires y las ciudades más importantes de Argentina la victoria boquense en el torneo continental fue celebrada durante toda la noche por hinchas que desafiaron las bajas temperaturas invernales, si bien el carnaval se vio empañado por incidentes y destrozos que dejaron un total de 24 personas detenidas.

La llegada de los jugadores y el cuerpo técnico al aeropuerto internacional de Ezeiza fue tan emotiva como caótica, ya que centenares de hinchas desbordaron los controles de seguridad para abalanzarse sobre sus ídolos en un desordenado festejo.

Luego de firmar autógrafos y saludar a la multitud que había ido a recibirlos, con suma dificultad el plantel logró abandonar el aeropuerto ubicado en las afueras de la capital argentina.

Ni bien el defensa colombiano Jorge Bermúdez convirtió el penal que selló la victoria del equipo argentino, los fanáticos de uno de los clubes con mayor cantidad de aficionados del país salieron a la calle para festejar hasta altas horas de la madrugada.

Como tradicionalmente ocurre ante cada logro deportivo, los hinchas se concentraron frente al Obelisco de Buenos Aires, ubicado en pleno centro de la ciudad, que en pocos minutos quedó cubierto de banderas azul y oro.

Sin embargo, un grupo de vándalos produjo algunos desórdenes y destrozos en comercios de la zona, y la policía informó de que diez personas fueron detenidas.

En Mar del Plata, a unos 470 kilómetros al sur de la capital argentina, también hubo desbordes y saqueos durante los festejos y las fuerzas de seguridad detuvieron a 14 personas.

Los 3.000 hinchas argentinos que apoyaron a Boca en el estadio Morumbí llegaron en distintos vuelos al aeropuerto de Ezeiza, donde continuaron los festejos.

Otro numeroso grupo de fanáticos se agolpó frente a los accesos a la "Bombonera" para reclamar la apertura del estadio y continuar con la celebración del torneo continental.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores