Eurocopa: No hubo otro milagro para España

Raúl perdió un penal en el último minuto que hubiese permitido igualar el partido, pero finalmente Francia venció por 2-1 y clasificó a las semifinales de la Eurocopa, con gran actuación de Zinedine Zidane.

25 de Junio de 2000 | 16:53 | EFE
BRUJAS.- Zinedine Zidane recordó hoy en Brujas al mejor Maradona, al futbolista 10, al tipo que puede solventar un partido con su sola presencia, y abanderó el triunfo de Francia que mandó a España a casa, después de un meritorio partido de los españoles, que rozaron el milagro en el último minuto una vez más.

Cuando España hacía las maletas, llegó un penalti inesperado y absurdo de Barthez sobre Abelardo. Pero esta vez no tuvo la misma suerte el equipo español que ante Yugoslavia. Raúl asumió el riesgo y la responsabilidad y no tuvo suerte. Raúl mandó el balón a la grada. Y el sueño de España volvió a esfumarse en un torneo continental.

Fue un partido de alto voltaje. De un nivel sólo apto para aquellos que leen fútbol de alta escuela. Lo de hoy era para los más grandes. Francia no es Eslovenia, ni Yugoslavia ni nada parecido. Es otro mundo, un plantel de futbolistas maravillosos, a los que España hizo frente de manera encomiable.

Para ganar a Francia, España debía jugar al cien por cien de inspiración. Con los cinco sentidos, y con un ritmo endiablado. Porque Francia no regala nada. La aparición de Munitis como interior izquierda fue interesante. La apuesta de Camacho dio resultado en el primer tramo. Munitis puso nervioso a Thuram, el sueño imposible del Real Madrid.

El cántabro está aún en formación. Es un futbolista interesante al que le falta adquirir conceptos tácticos de primer orden para dar ese salto cualitativo en su vida. Pero condiciones le sobran a Munitis para volar alto.

España contaba de entrada con un plus extra imparable en su contra. Zidane es el futbolista perfecto. Pisa, acelera, atempera, le mete la quinta velocidad. Es una delicia ver jugar al mejor futbolista del mundo. Y a uno de los grandes de la historia. Hoy mostró que es de otra galaxia. El puede ganar sólo un partido y con un magistral libre directo, puso a Francia en ventaja.

Es curioso, porque hacía mucho tiempo que no se veía a un futbolista tan maduro, con tanta autosuficiencia en el césped. Cuando el árbitro pitó la falta al borde del área, sólo quedaba rezar. Y es que Zizou no perdona. Es una máquina. Convierte el campo de 100 metros muchas veces en una pista de fútbol sala. Su precisión, su forma de ver el fútbol le convierten en un privilegiado.

España estuvo a la altura en el primer tiempo. Guardiola, Helguera, Mendieta, los tres sabían lo que se traían entre manos. Dieron la cara siempre y una vez más, la selección de Camacho contó con factor determinante y plausible. Una vez más, España no se vino abajo cuando encajó el gol de Zidane. España tuvo poder de reacción. Y cuatro minutos después, Mendieta, de penalti, tras derribar Thuram a Munitis, ponía otra vez el partido en órbita.

Antes, Raúl dispuso de una ocasión buena, pero Barthez sacó el balón de forma increíble.

A Francia no se le puede dar un metro de ventaja. Un mínimo descuido es la tumba de cualquier rival suyo. Y justo antes del descanso, un error de ajuste defensivo, permitió a Vieira pisar el campo con autoridad. Su pase medido hacia la derecha lo clavó Djorkaeff con gran clase en la red de Cañizares. Con la victoria de Francia (2-1) se llegaba al descanso.

La receta de Camacho para intentar reducir el agobio de Francia en el segundo tiempo fue dar mayor poderío arriba. Quitó a Mendieta y entró Ismael Urzáiz. Alfonso se echó a la derecha para hacer de Mendieta. El objetivo: pisar más el área, algo que había faltado en el primer tiempo.

Thuram se puso las pilas. Ató a Munitis en corto en el segundo tiempo. Y Pep Guardiola comenzó a buscar el recurso del balón aéreo hacia Urzáiz para sacar a España de un atasco en el que se vio metido, sin duda porque el fuelle bajaba y físicamente el equipo andaba muy justo.

Ya no hubo bandas para España. Hasta Lizarazu comenzaba a subir con mucho peligro. Y eso le costó a Michel Salgado una amonestación y estar a punto de ser expulsado.

Entretanto, Thierry Henry presumía de músculo. Anda pletórico, es todo un portento de facultades. El partido se convertía en un laberinto, lleno de incertidumbre porque España, con un perfil físico menor su rival, no bajaba los brazos. Munitis, fundido, se fue al banquillo. Etxeberría tuvo 15 minutos para remontar. Las fuerzas flaqueaban. Gerard tuvo su primera aparición en la Eurocopa. Pero Francia, es justo reconocerlo, es un equipo en el sentido literal de la palabra.

Arropado atrás por dos zagueros de enjundia como Blanc y Desailly, al lado de un maestro de ceremonias como Zidane, a esta Francia le quedan todavía muchos años de éxito. Es el campeón del mundo. España tuvo el empate a última hora. Pero no fue el día de Raúl. Mandó el balón por encima del portal de Barthez. Y se acabó la aventura de España en la Eurocopa.

España: Santiago Cañizares; Michel Salgado, Paco, Abelardo, Aranzábal; Gaizka Mendieta (Urzáiz, min. 57), Guardiola, Helguera (Gerard, min. 77), Munitis (Etxeberría, min. 73); Raúl y Alfonso.

Francia: Barthez; Thuram, Blanc, Desailly, Lizarazu; Djorkaeff, Deschamps, Vieira, Zidane; Dugarry, y Henry (Anelka, min. 81).

Goles: 0-1. Min. 33. Zidane, de falta directa. 1-1. Min. 37. Mendieta, de penalti. 1-2. Min. 44. Djorkaeff entra en el área y fusila a Cañizares.

Arbitro: Pierluigi Collina (Italia). Mostró cartulina amarilla a Alfonso, Guardiola, Michel Salgado, Paco, de España, y a Deschamps, de Francia.

Incidencias: 30.000 espectadores llenaron las gradas del estadio Jan Breydel, de Brujas. Pilar del Castillo, Ministra de Educación, Cultura y Deporte de España, estuvo en el palco, junto al secretario de Estado para el Deporte, Juan Antonio Gómez Angulo.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores