El mejor amigo de un tenista

La relación entre padres y tenistas ha sido intensa, peleada y, muchas veces, fructífera. Ahora, en Wimbledon, la frase está más vigente que nunca.

30 de Junio de 2000 | 13:01 | DPA
LONDRES.- Los padres de jugadoras están generando una vez más revuelo en Wimbledon. Damir Dokic, ex boxeador, camionero y padre de la número 30 del ranking mundial, Jelena, fue sacado el jueves a la fuerza por "bobbies" del honorable All England Club, acusado de golpear a un periodista británico, pero no es el único que está creando problemas.

La estadounidense Alexandra Stevenson, que el año pasado fue la primera calificante en llegar a semifinales en Wimbledon, acusó el jueves nada menos que a dos jugadoras tras su eliminación en la segunda ronda en la Meca del tenis. En uno de los últimos torneos, ambas la habían insultado y quitado de un golpe el sombrero a su madre Samantha. "Pero las chicas son simpáticas", opinó, antes de que la WTA desestimara su acusación.

Pese a ello, los vestuarios de las jugadoras fueron declarados "tabú" para madres, padres y otros acompañantes. Desde hace ya años los padres provocan escándalos, ante todo en el tenis femenino, que acaparan los titulares de prensa.

Sin su padre Peter, Steffi Graf no habría sido seguramente jamás una tan extraordinaria tenista, pero se hubiera ahorrado sin dudas unos cuantos problemas. A Jim Pierce, el padre de la ganadora del Abierto de Francia Mary, hombre aficionado a golpear, se le prohibió hace algún tiempo la entrada en en todas las canchas de tenis del mundo. La francesa, eliminada ya en Wimbledon, deposita ahora la confianza en su hermano.

Otro padre al que acompaña también la mala fama ha vuelto al lado de su hija: Stefano Capriati. "Lo deseábamos ambos", dijo su hija Jennifer, campeona olímpica de Barcelona 92. La estadounidense, que hace nueve años llegó a semifinales de Wimbledon dirigida por su padre y se rebeló luego contra la infancia perdida, cubrió de elogios a Stefano: "Es la persona que necesito. Conoce mi juego. El me ha llevado a ser lo que soy ahora".

La familia está de moda en el circo del tenis: el alemán Thomas Haas, aparte de su novia, siempre tiene a su lado a su hermana Sabine. La española Arantxa Sánchez es entrenada por su hermano Emilio y lleva a su madre a la mayoría de sus torneos. La suiza Martina Hingis y su madre, Melanie, son desde hace años un inseparable y exitoso dúo.

Cuando el año pasado tuvo problemas con su madre, la suiza quedó eliminada ya en primera ronda de Wimbledon. Seguramente ahora coincide con las hermanas Venus y Serena Williams, para las que su padre Richard y su madre Orance son "los mejores entrenadores".

Serena, la menor de las dos hermanas estadounidense, elogia de modo entusiasta a los padres: "Deben ser fantásticos entrenadores, al fin al cabo han hecho superestrellas de nosotras".
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores