Francia volvió a gritar campeón

Casi exactamente dos años después de alzar la Copa del Mundo, el elenco francés conquistó la Eurocopa al vencer a Italia 2-1, con gol de oro anotado por David Trezeguet.

02 de Julio de 2000 | 16:22 | EFE
ROTTERDAM.- Dos suplentes, Sylvain Wiltord y David Trezeguet, dieron hoy la doble corona a Francia, que sumó a su título de campeón del Mundo el de Europa tras derrotar a Italia por 2-1 en la final de la Eurocopa, la que se llegó a definir sólo en la prórroga.

Wiltord salvó en el tiempo de añadido a Francia de perder un partido en que estaba en desventaja desde que Marco Delvecchio adelantara a Italia en el marcador al inicio de la segunda parte, mientras que Trezeguet le dio la victoria definitiva al marcar un ''gol de oro'' en el minuto 14 de la prórroga.

La Eurocopa se ha decidido de esta manera por segunda vez gracias a un ''gol de oro'' desde que se implantase precisamente este sistema en la anterior edición del torneo. Entonces fue un tanto de Oliver Bierhoff el que dio la victoria a Alemania en la prórroga frente a la República Checa.

Francia estuvo a punto de pagar muy caro su planteamiento temeroso, ya que jugó pendiente más de no encajar un gol que de marcarlo, y acabó por no saber responder cuando se vio por debajo en el marcador.

Los campeones del mundo, sabedores del peligro italiano en los contraataques, se mostraron muy cautelosos en su planteamiento del partido, en el que el técnico Roger Lemerre prescindió de un delantero nato como Nicolas Anelka y lo sustituyó por un centrocampista como Youri Djorkaeff.

Ello fue en detrimento de la calidad del partido, ya que enfrente estaba una Italia que no varió un ápice su sistema basado en su poderosa defensa y se permitió además dejar en el banquillo a sus dos mejores hombres en ataque, Filippo Inzaghi y Alessandro del Piero, relevados hoy por Francesco Totti y Marco Delvecchio.

El encuentro se jugó así durante la mayor del tiempo en los cuarenta metros centrales, sin que hubiese apenas llegadas peligrosas a portería, exceptuando alguna contra italiana y algunas jugadas desequilibrantes del punta francés Thierry Henry, que fue el mejor del partido gracias a su velocidad y sus regates en el uno contra uno.

La gran figura francesa, el centrocampista Zinedine Zidane, estuvo sin embargo muy apagado, asfixiado por la presión italiana.

En la primera mitad, la salida poco acomplejada de Italia ante los campeones del Mundo, hizo prometer más al encuentro, pero enseguida se vio que se trataba de un espejismo.

Henry, nada más iniciarse el partido, disparó al poste desde la banda derecha, pero fue una jugada extraña, en la que el guardameta italiano Francesco Toldo dejó pasar el balón cuando tenía bien cubierta la portería y creía que iba fuera.

Pero poco más hubo en los primeros 45 minutos, en los que Italia remató tres veces a portería, pero sin acertar entre los tres palos: una volea de Delvecchio, una falta lanzada por Albertini y un disparo de Totti.

Francia, además del disparo al palo de Henry, dispuso sólo de un lanzamiento lejano de Deschamps y de un reverso de Djorkaeff, que no supo golpear bien el balón cuando se encontraba sólo dentro del área tras recibir una asistencia tras una gran jugada de Henry.

Tras el descanso, Italia se encontró enseguida con lo que buscaba, un gol que le permitiese afrontar el partido como quería, con una Francia abierta que dejase espacios atrás por los que penetrar.

Totti inició la jugada con un taconazo que habilitó la carrera de Pessotto, cuyo centro salió medido a media altura para que Delvecchio rematase a bocajarro con el pie al fondo de las mallas.

El delantero del Roma, que jugó en la final su primer partido como titular tras dejar sentados en el banquillo nada menos que a Filippo Inzaghi y Alessandro del Piero, no defraudó las expectativas y marcó en su primer chute entre los tres palos.

Francia tuvo que adelantar líneas y Del Piero, que acababa de entrar en el campo por Fiore, pudo sentenciar en un contraataque, pero su disparo salió fuera por muy poco.

El partido se rompió en esos minutos. Primero Wiltord y luego Henry pudieron empatar para Francia, pero dos grandes intervenciones de Toldo lo impidieron, mientras que Delvecchio tuvo en sus botas el segundo de Italia, pero también remató desviado.

En los minutos finales, los intentos desesperados de Francia por marcar fueron más con el corazón que con la cabeza, y la defensa italiana dio la sensación de sentirse a gusto.

Pero cuando ya la hinchada italiana celebraba el título, apareció Wiltord en tiempo de descuento y consiguió el milagroso empate, tras hacerse con un balón que no acertó a despejar bien de cabeza Cannavaro y culminar su carrera con un disparo cruzado por abajo que no supo parar Toldo.

En la prórroga, primero Pires y luego Zidane pudieron lograr el segundo y decisivo tanto para Francia, que llegó finalmente en el minuto 104 cuando David Trezeguet remató al fondo de las mallas un balón centrado por Pires tras una hábil jugada personal por la banda izquierda.

Ficha del Encuentro

Francia: Fabien Barthez, Lilian Thuram, Marcel Desailly, Laurent Blanc, Bixente Lizarazu (Robert Pires, m.86), Patrick Vieira, Didier Deschamps, Christophe Dugarry (Sylvain Wiltord, m.57), Zinedine Zidane, Youri Djorkaeff (David Trezeguet, m.76) y Thierry Henry.

Italia: Francesco Toldo, Gianluca Pessotto, Fabio Cannavaro, Alessandro Nesta, Mark Iuliano, Paolo Maldini, Demetrio Albertini, Luigi Di Biaggio (Massimo Ambrosini, m.66), Stefano Fiore (Alessandro Del Piero, m.53), Marco Delvecchio (Vincenzo Montella, m.86) y Francesco Totti.

Goles: 0-1, m.55: Delvecchio, a centro de Pessotto. 1-1, m.92+: Wiltord. 2-1, m.104: Trezeguet.

Arbitro: Anders Frisk (SUE). Mostró tarjetas amarillas a Di Biaggio (m.31), Cannavaro (m.42) y Thuram (m.58).

Incidencias: Final de la Eurocopa 2000 disputada en el Estadio De Kuip de Rotterdam ante unos 48.000 espectadores, 9.000 de ellos italianos y otros 9.000 franceses. En el palco de honor estuvieron numerosas autoridades, entre ellas la Reina de Holanda, los Reyes de Bélgica, los Grandes Duques de Luxemburgo, el Príncipe de Mónaco, el presidente y primer ministro franceses y el primer ministro italiano.

Conozca a los 22 campeones y sus estadísticas.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores