Wimbledon se toma un descanso

El torneo inglés no tiene encuentros programados para el domingo, permitiéndole un día de descanso a los tenistas que aún siguen en competencia. El lunes se reanuda el torneo con los octavos de final.

02 de Julio de 2000 | 17:48 | DPA
LONDRES.- Tiempo para curar, tiempo para descansar, el domingo intermedio en el torneo de tenis de Wimbledon es ideal para reponer el cuerpo y la mente tras una semana de esfuerzos y prepararlo para los siete días definitivos.

Wimbledon es el único de los cuatro torneos Grand Slam que brinda a los participantes la oportunidad de recargar pilas antes de la dura segunda semana que se avecina.

Para el estadounidense Pete Sampras, máximo favorito, ese período de descanso es ideal para proseguir el tratamiento de la inflamación en la espinilla que amenaza poner fin a su participación en el torneo de dos semanas de duración. Desde el miércoles, cuando el problema hizo su aparición, no ha entrenado.

Tras derrotar el sábado a su compatriota Justin Gimelstob en cuatro sets, el Sampras hace frente el lunes en la pista central a un duro partido contra el sueco Jonas Bjorkman, resurgido de sus cenizas. Sampras está dispuesto a luchar y confía en llegar el próximo domingo a la final.

Pero un inesperado revés físico ha moderado su optimismo. ''Estar lesionado no ayuda'' comentó irónicamente. ''Pero sigo aún en el torneo'', dijo el tenista de 28 años. ''Bjorkman me hará trabajar sin duda duramente. Pero yo estoy aquí para completar el torneo, gane o pierda''.

Sampras ganó en Wimbledon seis de los siete últimos títulos, y sólo se le escapó el de 1996, cuando fue eliminado por el holandés Richard Krajicek en cuartos de final, que fue el posterior campeón.

''Los muchachos saben que estoy un poco tocado y eso aumenta la presión. Pero carece de sentido hablar todo el día de ello. Ahora lo que tengo que hacer es tratar de jugar lo mejor posible''.

Mientras Sampras ocupa el tiempo con hielo y vendajes, el australiano Mark Philippoussis está más que contento de seguir en el torneo tras su interminable partido de más de cinco horas y un quinto set de 20-18 antes de batir al holandés Sjeng Schalken y avanzar a la tercera ronda.

El ganador pensó luego sólo en descansar y dormir en la casa que alquiló en Londres. ''Voy a poner un cerrojo en la puerta'', dijo el cabeza de serie número diez a fin de evitar que cualquiera de sus entrenadores tuviera la idea de que fuera a practicar en la pista. ''Mi madre será mi guardaespaldas. No va a dejar entrar a nadie'',añadió.

Philippoussis juega mañana contra la gran esperanza de Gran Bretaña, Tim Henman, batido en los dos últimos años en semifinales por Pete Sampras.

El australiano, aconsejado en la estrategia del juego sobre hierba por Boris Becker, adoptó en las últimas semanas un rígido sistema de entrenamiento y recogió ahora los frutos contra Schalken.

''Tengo que seguir intentando mantenerme en la direción adecuada'', dijo. El australiano planeó para hoy domingo ligeros ejercicios y masaje, mientras que Henman viajó en auto de su casa en Barnes con el mismo objetivo para regresar luego y ver la televisión ante la chimenea del salón.

Patrick Rafter, otro australiano, cabeza de serie número doce, tiene otros planes más activos: un partido de cricket. Rafter confesó que no había jugado al cricket desde 1991, pero que quería probarlo de nuevo. ''No he jugado más al cricket desde los tiempos en Melbourne. Soy un jugador de cricket bastante temperamental'', comentó.

Andre Agassi se dedicará sin duda a descansar después de disputar dos partidos en dos días, incluido el del viernes a cinco sets, contra su compatriota Todd Martin.

Agassi, de 30 años, eliminó el sábado en tres sets al francés Jerome Golmard, y el lunes se enfrentará al alemán David Prinosil, flamante ganador del torneo de Halle, sobre hierba, y que lleva una racha de doce victorias seguidas en esta superficie.

En otros partidos destacables, en categoría femenina, la estadounidense Lindsay Davenport, segunda favorita, se enfentra en su primer partido duro del torneo a su compatriota Jennifer Capriati.

La número uno, Martina Hingis, tuvo dos días de descanso para prepararse a su encuentro con la alemana Anke Huber, cabeza de serie número once. En otro choque con historia, la española Arantxa Sánchez Vicario se verá las caras con la estadounidense Monica Seles, su ''bestia negra''.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores