Lo mejor y lo peor de Wimbledon

La prensa europea hizo el anecdotario del tercer Grand Slam del año, con los mejores y los peores momentos. Para archivarlo.

10 de Julio de 2000 | 10:24 | EFE
LONDRES.- Durante la quincena de Wimbledon se produjeron anécdotas y hechos que rodearon el torneo, y muchas de ellas marcaron esta edición histórica, con triunfo totalmente americano, con Pete Sampras y Venus Williams como grandes vencedores.

LO PEOR:

Raquetas rotas: El público y los espectadores de televisión pudieron comprobar cuán grande puede ser la furia de un jugador cuando pierde un partido o cuando se enfada con el juez de silla. El británico Tim Henman, siempre tan comedido, no pudo reprimir su enfado y tras caer contra el australiano Mark Philippoussis rompió su raqueta, pero contra su pie izquierdo. Una forma de contener su lengua, delante de sus padres.

La peor entrevista: Se dice que Arantxa es una de las que utiliza más repetitivas frases como "You Know" (ya saben), pero hay alguien que gana a la española y es la australiana de origen serbio Jelena Dokic. En una entrevista tras derrotar a la americana Kristina Brandi y para tratar de explicar como ella y su padre habían destituido a su entrenador, Tony Roche, utilizó 44 veces la conocida muletilla. Tantas veces como "aces" hizo ese día Philippoussis para vencer al holandés Sjeng Schalken en cinco horas y cinco minutos.

Los peores uniformes: La prensa británica fue dura con los que diseñaron los uniformes de jueces de silla y líneas. Pidieron a gritos un diseñador español o italiano, o que copiasen al US Open. Basta un polo y unos pantalones deportivos para ir apropiado, señalaron. Pero las tradiciones mandan en Wimbledon, y si los jugadores tienen que llevar ropa predominantemente blanca, los jueces y líneas, verde, chaqueta y pantalón de este color, para que se confundan con la pista.

La peor actuación: Sin duda la de Mark Roberts, el especialista en "streaking", que sonrojó a la rusa Anna Kournikova en la pista 14 al saltar y desnudarse delante de ella en cuanto escuchó la voz del juez de silla "bolas nuevas".

LO MEJOR

La mejor defensa: La postura española. La de Alex Corretja, Albert Costa y Juan Carlos Ferrero defendiendo sus intereses, luchando con las sagradas y caducas fórmulas de Wimbledon en cuanto a la designación de cabezas de serie. Al final, el ATP Tour reconoció que ellos tienen razón y el club que les tomaría en cuenta para el futuro.

La mejor entrevista: La de Pete Sampras para explicar cómo convive con las lesiones y con la agonía algunas veces. "En ocasiones es como si tuviera el vómito en el bolsillo, y cuando llega el momento explota", dijo para explicar cómo se siente en ciertos momentos en los que su cuerpo está a punto de explotar.

Los mejores seguidores: Los de los partidos de dobles. Son capaces de soportar soporíferos encuentros, porque su entrada no les da para más. Afortunadamente a Martina Navratilova la colocaron algunos días en pistas no principales y ellos disfrutaron como locos. Son capaces de aguantar horas y horas en su posición.

El mejor eslogan: El del anuncio de sujetadores de Anna Kournikova, "sólo las bolas deben botar" que el "streaker" Mark Robbers se hizo escribir también en su pecho. Kournikova tomó nota de todo.

El mejor pedigrí: Sin duda el de Pete Sampras. Siete Wimbledons, trece Grand Slams. Historia pura convertida en realidad en la central. Una sola derrota en siete años y dice que a partir de ahora se dedicará a preparar más concienzudamente los grandes torneos.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores