Caso Sotomayor divide a la IAAF

El vicepresidente de la federación, Arne Ljungvist, hizo saltar la polémica interna en el Consejo de la Federación con un informe en el que aseguraba que el atleta cubano había vuelto a dar positivo de cocaína por lo menos una nueva vez.

06 de Agosto de 2000 | 13:24 | DPA
MAGDEBURGO.- A cinco semanas de los Juegos Olímpicos, el atletismo internacional está atravesando una crisis de credibilidad en la lucha contra el doping provocada por la decisión de acortar la sanción al saltador de altura cubano Javier Sotomayor.

El vicepresidente de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF), Arne Ljungvist, hizo saltar la polémica interna en el Consejo de la Federación con un informe en el que aseguraba que Sotomayor había vuelto a dar positivo de cocaína por lo menos una nueva vez.

Al mismo tiempo, el sueco dejó en incómoda posición a los miembros del Consejo, quienes la semana pasada redujeron a la mitad la suspensión de dos años por doping al cubano. Por si fuera poco, interpretaron de modo tan generoso las reglas en el caso del atleta alemán Dieter Baumann, que éste, pese a estar pendiente un procedimiento en la IAAF, no fue de momento suspendido.

¿Consiguió tal vez Sotomayor los puntos culminantes de su carrera gracias a drogas? Con su informe de que al campeón olímpico se le constataron vestigios de cocaína en la orina en un control en entrenamientos después de su victoria en julio en los Juegos Panamericano de Winnipeg, Ljungqvist provocó revuelo e incomprensión.

"A este respecto tengo reservas porque siempre ha habido tales rumores", opinó precavido Helmut Digel, presidente de la Federación alemana de atletismo (DLV) y miembro del Consejo.

Lo que le ocasiona más extrañeza es el hecho de que el presidente de la Comisión médica y de la Comisión antidoping de la Federación no hubiera dado ya a conocer lo que sabía en la sesión del Consejo en Montecarlo.

"Si ello es cierto", preguntó Digel, "¿por qué Arne Ljungqvist no dijo ni una sola palabra en la reunión? Entonces no habría habido mayoría alguna en las decisiones que tomamos".

Cinco semanas antes de la rebaja de la sanción, la Comisión de Arbitraje de la IAAF había impuesto una suspensión de dos años a Sotomayor.

El recordman mundial cubano (2,45 metros), a quien por "especiales circunstancias" se le condonó la mitad de la sanción y que por tanto podrá participar en los Juegos Olímpicos, niega de modo vehemente haber tomado drogas. "Eso es totalmente falso. Es una infamia contra mí y contra mi país".

La IAAF ha creado una "lex Sotomayor" cuando la mayoría de los 20 miembros presentes del Consejo regalaron al doble campeón mundial de 32 años, casi por buena conducta, el anticipado permiso para competir.

"Queremos hacer honor a sus méritos. Con su participación en los Juegos podrá poner fin a su brillante carrera", declaró el Secretario general de la IAAF, Istvan Gyulai.

"Eso no es justificación para reducir la sanción", criticó Digel, quien votó en contra del levantamiento del castigo.

Luego de la sentencia en el caso Sotomayor, Ljungvist está considerando retirarse de la IAAF. "Uno trabaja duro contra el doping y como agradecimiento la mayoría de la jefatura de la IAAF adopta una decisión que va directamente contra nuestra política de doping. Eso no aumenta precisamente mi entusiasmo", dijo con tono resignado.

El sueco agregó que en los debates anunció ya a sus colegas que no seguiría con los brazos cruzados. "Perseguimos ante todo a culpables de doping a fin de mantener limpias las competiciones para aquellos que no toman sustancias prohibidas. Y ahora esto, es angustioso", dijo Ljungqvist. "Estos debates han de provocar un incendio y confío en que Sydney sea una tortura para Sotomayor".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores