¿Todavía quieren ir a Sydney?

Además de los competidores humanos, los atletas deberán sortear una serie de peligros que ronda los estadios olímpicos.

24 de Agosto de 2000 | 12:17 | Reuters
SYDNEY.- No todo serán medallas, esfuerzos y luchas en los Juegos Olímpicos, porque los atletas deberán tener cuidado con otro competidores, como por ejemplo:

-Los velocistas pueden sentir que son perseguidos por una de las seis serpientes más mortales del mundo, pues todas ellas están representadas en Australia.

-Un equipo de buzos, con "scooters" de profundidad y con equipos de sonar, asustarán a los tiburones que puedan ser atraídos durante la competencia de natación del triatlón.

-Las estadísticas oficiales muestran que alrededor de cinco personas fallecen anualmente de mordedura de serpientes, una cifra muy pequeña si si estima que la taipán, la serpiente más venenosa del mundo (50 veces más venenosa que la cobra y casi 800 veces más mortal que la serpiente de cascabel), vive en la llanura australiana.

-Si los atletas escapan a las serpientes, todavía están dos de las arañas más letales del mundo, incluida una típica de Sydney que forma una red semejante a un túnel.

-Lejos de Sydney están dos cocodrilos de agua salada del norte de Australia que llegan a medir seis metros de largo y que pueden llegar a pesar hasta 700 kilos. Se han comido a unas 20 personas desde comienzos de la década de 1970, cuando se comenzó a llevar registros cuidados de sus víctimas, y han tenido lugar otros ataques que no llegaron a ser mortales en el mismo periodo.

-Quizás el más temido asesino de Australia es uno que es casi invisible. Se trata de la medusa de caja conocida como avispa de mar a la que se acredita con un centenar de muertes desde comienzos de la década de 1980. La medusa de caja es casi invisible en el mar, nadando en aguas poco profundas en las orillas de las playas en el norte tropical de Australia en los meses calurosos al final de año, en el verano del hemisferio sur. Llega a pesar hasta dos kilos y tiene hasta 40 tentáculos que llegan a una distancia de dos metros. La muerte llega cinco minutos después de ser picado.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores