El lado negativo del GP de Monza

Sólo 12 de los 22 vehículos que iniciaron la competencia la terminaron, luego de la colisión múltiple que involucró a seis autos en la segunda vuelta de la carrera, y que dejó a un bombero muerto tras ser alcanzado por un neumático.

10 de Septiembre de 2000 | 16:16 | EFE
MONZA.- El bombero Paolo Ghislimberti, que prestaba sus servicios en la segunda variante del Autódromo Nacional de Monza, ha fallecido consecuencia de graves heridas sufridas al ser golpeado por una rueda, en el accidente ocurrido en el transcurso de la primera vuelta del Gran Premio de Italia.

Ghislimberti fue atendido al borde de la pista por los servicios médicos del circuito, en donde le fue aplicado un masaje cardíaco antes de ser trasladado al Hospital San Gerardo de Monza, en el que ingresó en estado crítico, con un fuerte trauma craneoencefálico y torácico, a consecuencia del cual ha fallecido en el departamento de reanimación.

El accidente ocurrido en la primera vuelta fue desencadenado por el alemán Heinz-Harald Frentzen (Jordan Mugen-Honda) quien colisionó con su compañero de equipo el italiano Jarno Trulli, una de cuyas ruedas fue al lado izquierdo de la pista, golpeando al bombero, mientras por detrás se producía el caos entre los coches que les seguían.

El español Pedro de la Rosa (Arrows-Supertec) se vio implicado en el mismo y salió milagrosamente ileso tras dar varias vueltas de campana y una cabriola, que terminó con su coche volcado fuera de la pista, apoyado en el Ferrari de Barrichello.

En este accidente quedaron eliminados siete coches y la carrera fue neutralizada durante diez de las 53 vueltas de que constaba esta decimocuarta prueba del mundial.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores