Frentzen está en problemas

"Los que me conocen saben que no soy un piloto que toma riesgos inútiles en las largadas. Barrichello frenó de golpe y no pude evitar chocar contra Trulli, pero estos accidentes ocurren muchas veces y no tienen las trágicas consecuencias del domingo", se defiende el alemán.

13 de Septiembre de 2000 | 11:56 | ANSA
MILAN, Italia.- La historia de Monza aún no acaba. Mejor dicho, recién comienza, y es complicada. El bombero Paolo Ghislimberti murió como consecuencia de un paro cardiorespiratorio causado por un traumatismo craneano por el golpe de un neumático del Jordan de Heinz-Harald Frentzen, uno de los que participó en el múltiple accidente de la primera vuelta. Esto se confirmó tras la autopsia efectuada al auxiliar de pista que falleció el domingo en en autódromo italiano.

El informe recibido por los fiscales de Monza, Antonio Tanga y Salvatore Bellomo, se refiere a "hundimiento de la parte derecha del cráneo y compresión del hemitórax derecho" en el cuerpo de Ghislimberti. Los jueces autorizaron el traslado del cuerpo para la sepultura y estudiaron la designación de los cuatro o cinco peritos que colaborarán en la investigación que, por el momento, no tiene a nadie bajo proceso. El funeral se celebrará mañana en el pueblito de Barco de Levico, en la provincia de Trento, donde el joven de 31 años vivía con su familia.

"Sólo cuando tengamos una visión clara de lo ocurrido decidiremos si existen responsabilidades o si se trató de un hecho accidental", dijo Bellomo. Los jueces liberaron el martes el McLaren de David Coulthard, el último auto que fue retirado del peritaje. Las otras cuatro máquinas fueron devueltas el lunes por la noche, mientras que siguen bajo secuestro todas las partes mecánicas que se recogieron en el lugar del accidente.

Aunque parezca mentira, Frentzen es el más apuntado en esta tragedia. Porque la goma que pegó contra el bombero era de su auto y por las acusaciones de Rubens Barrichello, quien le otorga toda la responsabilidad del accidente. "Los que me conocen saben que no soy un piloto que toma riesgos inútiles en las largadas. Virtualmente no tuve tiempo de reaccionar, ya que íbamos a 330 km/h. Barrichello frenó de golpe y no pude evitar chocar contra Trulli. Sé que Rubens me culpa por el accidente. Lo entiendo, porque él es un piloto de Ferrari y se corría en Monza. Pero estos accidentes ocurren muchas veces en una temporada y no tienen las trágicas consecuencias del domingo", dijo el alemán, que ya declaró antes los fiscales.

La interrogante que circula ahora en el ambiente de la Fórmula Uno es si será acusado por la justicia italiana o no, algo que por ahora nadie puede responder.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores