Maradona da gracias a Dios

"El no me quiso llevar", dijo el ex futbolista argentino, aunque el cinturón de seguridad fue fundamental para que salvara con vida del choque que protagonizó en La Habana.

14 de Septiembre de 2000 | 16:38 | DPA
BUENOS AIRES.- Luego del accidente automovilístico que sufrió la noche del miércoles cerca de La Habana, en Cuba, el ex astro del fútbol argentino Diego Maradona reconoció que las consecuencias podrían haber sido más serias y dijo que Dios aún no había querido llevarlo.

"Estoy bien, aunque tenga patadas por todos lados. Decile a papá y a las chicas que estoy bien, lúcido. Dios no quiso que pasara algo grave, porque la cosa pudo haber sido mucho más seria. La saqué barata y, si no fue peor, es porque el 'Barba' (Dios) no me quiso llevar", le dijo Maradona a su madre, doña Tota, en un diálogo que mantuvo con ella a través de una emisora de radio de Buenos Aires.

El ex capitán del seleccionado argentino sufrió golpes en una pierna y estuvo atrapado durante una hora dentro del vehículo que conducía tras chocar con un ómnibus en una carretera cerca de La Habana.

Al momento del accidente, el ex jugador se encontraba acompañado por el empresario Carlos Ferro Viera, uno de los amigos del "Diego" en la época en que, en enero pasado, debió ser hospitalizado de urgencia en el balneario uruguayo de Punta del Este a raíz de un problema cardíaco derivado del excesivo consumo de drogas.

En sus declaraciones a una radio porteña, que recoge la agencia noticiosa DyN, el ex futbolista brindó detalles del accidente: "Fue cerca de un puente cerrado que un minuto antes me obligó a tirar el volantazo y retomar por otro camino". En el lugar "llovía y había niebla", agregó.

Maradona, que según la agencia DyN evidenciaba cierta dificultad para hablar, describió cómo se sintió desde que chocó hasta que fue rescatado y agradeció a las personas que lo socorrieron: "Me dolía todo. Me dolía muchísimo y no me podía mover. Estuve una hora atrapado entre el volante y el tablero. Pero igual (quienes lo ayudaron) hacían fuerza para sacarme con las manos de entre los fierros, mientras me daban agua de tomar y me preguntaban cómo estaba", rememoró.

Luego, aconsejó el uso del cinturón de seguridad, al asegurar: "A mí me salvó la vida".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores