Heras ganó penúltima jornada de la Vuelta a España

Los 128,2 kilómetros entre Avila y Alto de Abantos, fueron recorridos por Heras en 3 horas, 16 minutos y 42 segundos a una velocidad media de 39,1 km-hora. Tras él, Simoni y Laiseka y 44 segundos, por lo que la general queda con Heras con 4:26 minutos sobre Casero y 5:35 minutos respecto a Tonkov.

16 de Septiembre de 2000 | 12:14 | EFE
SAN LORENZO DEL ESCORIAL.- El español Roberto Heras (Kelme Costa Blanca) dejó claro que sólo un accidente puede apartarle del podio final de la Vuelta a España, al ganar a lo campeón en el Alto de Abantos, penúltima jornada de la carrera.

Roberto Heras superó en el esprint reducido a sus compañeros de escapada, el italiano Simoni y el español Laiseka; mientras que el pelotón del segundo en la general, Angel Luis Casero, necesitó 45 segundos más.

Los 128,2 kilómetros entre Avila y Alto de Abantos, fueron recorridos por Heras en 3 horas, 16 minutos y 42 segundos a una velocidad media de 39,1 km-hora. Tras él, Simoni y Laiseka y 44 segundos, por lo que la general queda con Heras con 4:26 minutos sobre Casero y 5:35 minutos respecto a Tonkov.

Lo sucedido en la penúltima etapa de la Vuelta a España fue un calco de lo sucedido en días anteriores, pues el pelotón se movió al ritmo que marcó el conjunto del líder, el Kelme Costa Blanca de Roberto Heras.

Como en las últimas etapas los conjuntos modestos intentaron romper la carrera, especialmente el Relax Fuenlabrada, pues volvió a ser el más activo con Vázquez y poco después lograba meter a Nieto en la que resultó ser escapada del día.

Nieto se iba con los italianos Stefano Casagranda y el esprinter-escalador Mariano Piccoli, ganador de dos etapas en lo que va de carrera, hacia el kilómetro 25.

Tres corredores que no entrañaban ningún peligro para la general que comanda Heras, aunque su equipo impuso un buen ritmo para evitar que sus más directos rivales intentaran pillarle en algún renuncio.

Casero, Tonkov, Rumsas y Santos González, los enemigos más directos de Heras en la general, se limitaron a seguir la rueda de los componentes del equipo Kelme Costa Blanca, un día más perfecto en su comportamiento táctico.

La actuación de los compañeros de Heras intimidó a sus rivales y al mismo tiempo hizo que la ventaja de los escapados no llegara a los tres minutos.

Los principales sobresaltos los daban el abandono del ilustre español Manuel Beltrán, que echaba pie a tierra a mitad de carrera debido a problemas estomacales, la caída sin mayores consecuencia de Nieto en el grupo de escapados y una avería mecánica de Santos González en el pelotón del líder.

A falta de 32 kilómetros para el final, con el alto de la Cruz Verde por medio, puntuable de tercera categoría y como aperitivo para el final de la subida al alto de Abantos, en cuya cima estaba la meta, la situación de carrera no cambiaba y Piccoli seguía su cabalgada con un minuto de diferencia sobre un pelotón en el que los ataques comenzaban a ser una constante.

La fuga de Piccoli, un corredor que se defiende bastante bien en la media montaña, a pesar de que llegaba a su terreno, entraba en su fase final, pues, también como en las últimas etapas, Kelme encontró aliados involuntarios para conservar su posición de privilegio en las clasificaciones secundarias.

Al pie de Abantos, alto que albergaba por segunda vez consecutiva una final de etapa, el pelotón principal llegaba muy estirado con ciclistas del Kelme Costa Blanca, Euskaltel, ONCE DB y Vitalicio que defendía con uñas y dientes su primer puesto en la general por equipos.

Llegaba el momento de la verdad, en las primeras estribaciones del Alto de Abantos, Kelme con Cárdenas y Rubiera intentó poner orden, pero no lo consiguió, aunque si ponía fin a la fuga de Piccoli.

Del buen ritmo impuesto por Heras y sus compañeros intentaron sacar partido otros corredores, caso del ganador en la pasada edición Roberto Laiseka llevándose a Simoni y Heras que se limitaba a seguir el ritmo, pues era el que menos se jugaba en el envite.

Atrás, en el grupo perseguidor, en los 13 kilómetros de ascensión al puerto, con desnivel medio del 7 por ciento y máximo del 13, Casero, Tonkov y Santos González mantenían una bonita lucha con una estrecha vigilancia pero sin conseguir seguir la estela del trío de cabeza.

Tonkov se mantenía un tanto agazapado sin encontrar el momento para sorprender a sus rivales más directos para el tercer puesto en el podio; mientras que en el trío de cabeza el más activo era Laiseka que intentó en un par de ocasiones dar de rueda a Heras y Simoni sin conseguirlo.

En la parte final lo volvía a intentar Laiseka hasta en tres ocasiones, pero le respondía Simoni y Heras se mantenía a rueda para luego lanzar un terrorífico ataque que dejaba clavados a sus compañeros de fuga poniendo con ese triunfo broche de oro a la superioridad de su equipo, ya que sus más directos rivales necesitaron 44 segundos más. La Vuelta quedó vista para sentencia.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores