China obtuvo oro olímpico en gimnasia por equipos

En los últimos veinte años, China había dominado las competiciones por equipos a nivel mundial, pero no en el ámbito olímpico. Por esta razón, los responsables de la federación de gimnasia habían anunciado el relevo inmediato del equipo si no obtenían la primera plaza en Sydney, lo que, para alegría de los chinos, no fue necesario.

18 de Septiembre de 2000 | 07:34 | EFE
SYDNEY.- La selección de China rompió hoy el maleficio que le había impedido sumar un oro olímpico por equipos y se adjudicó una brillante victoria en la final disputada en el Superdome de Sydney, por delante de Ucrania (plata) y Rusia (bronce).

La historia reciente de la gimnasia masculina reflejaba que, en los veinte últimos años, China había dominado las competiciones por equipos, con cinco títulos mundiales en su palmarés. Pero ninguna medalla de oro olímpica.

La plata en Los Angeles 84, Barcelona 92 y Atlanta 96, y el cuarto puesto en Seúl 88 pesaban como una losa sobre la gimnasia china cuyos representantes habrían cambiado todos los triunfos individuales por un primer puesto olímpico por equipos.

A tal punto llegaba la obsesión de China por engordar su palmarés con el oro en unos Juegos que los responsables de la federación de gimnasia habían anunciado el relevo inmediato del equipo si la primera plaza volvía a serle esquiva.

No hará falta adoptar esta drástica medida. El equipo chino, casi idéntico -con un solo cambio- al que logró el año pasado el oro en el mundial celebrado en su propio país, se comportó hoy como un auténtico colectivo y con un grado de concentración muy superior al resto de participantes.

Los representantes chinos fueron los mejores en tres de las seis modalidades y la motivación que mostraban en cada aparato y la euforia que evidenciaban al término de los ejercicios eran el inequívoco exponente de que se encontraban ante el desafío de su vida.

Ninguno se equivocó en una suelta en la barra, ni se salió de los límites en el suelo, ni perdió el equilibrio en ninguno de los saltos. Fue una actuación colectiva perfecta.

Cuando el último de sus gimnastas efectuó el último de los ejercicios, jugadores y técnicos chinos se abrazaron, arrojaron sus chándales al cielo y enarbolaron una bandera de su país. Descargaron, de esta forma, la tensión que habían acumulado por la responsabilidad que pesaba sobre sus músculos.

Si China fue la protagonista indiscutible de la primera jornada de finales de gimnasia, hubo un triunfador individual, el ruso Alexei Nemov, llamado a ser el rey de este deporte en Sydney y que no sólo fue el artífice de la medalla de su equipo, sino que fue el que más puntos sumó en total de los 36 participantes: 58,423.

Nemov obtuvo la puntuación más alta en suelo, caballo con arcos, salto y barras paralelas y anticipó, de esta forma, que su cuello deberá soportar mucho peso cuando concluyan las finales.

En un final con suspense en la lucha por el bronce entre Rusia y Japón, Alexei Nemov protagonizó, en el último ejercicio de la sesión, una magnífica actuación en las paralelas que mereció un 9,775 que arrebataba la tercera posición a los nipones por solo 162 milésimas.

El martes 19 de septiembre se disputará la final por equipos femenina, con la presencia de Rusia, Rumania, China, Ucrania, España y Estados Unidos.

Marta Cusido, Sara Mora, Esther Moya, Laura Martínez, Susana García y Paloma Moro defenderán la quinta plaza que lograron en la fase clasificatoria y tratarán de subir un peldaño para conseguir la mejor clasificación española por equipos en unos Juegos Olímpicos, pero la obtención de una medalla se antoja inalcanzable ante la superioridad de rusas, rumanas y chinas.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores