Rumania ganó gimnasia femenina por equipos

Dieciséis años después de que Nadia Comaneci y su equipo se adjudicara la medalla de oro colectiva por primera vez en la historia de Rumania, ese país logró hoy la victoria por delante de Rusia, China, Estados Unidos, España y Ucrania.

19 de Septiembre de 2000 | 09:03 | EFE
SYDNEY.- La selección femenina rumana de gimnasia artística hizo hoy un viaje por el túnel del tiempo y recuperó, dieciséis años después, la gloria que alcanzó en Los Angeles cuando el equipo de la irrepetible Nadia Comaneci se adjudicó la medalla de oro colectiva por primera vez en la historia de este país.

Rumania, que el año pasado también conquistó el título mundial en Tianjín (China), logró la victoria por delante de Rusia, que partía como favorita, China, Estados Unidos, España y Ucrania.

El equipo rumano mostró una admirable regularidad en todos los aparatos, como lo demuestra que fuera la única selección en la que ninguna de sus componentes bajó de los 9,4 puntos en ninguna de las pruebas.

Espoleadas por la firmeza de todas sus competidoras, las rumanas obtuvieron una exigua pero suficiente ventaja de dos décimas sobre Rusia y de seis sobre China.

Su estrella, Andreea Raducan, que pretende poner en entredicho el anunciado reinado de la rusa Svetlana Khorkina, fue la que obtuvo una mayor puntuación total (38,261 puntos) de todos los equipos.

Nadia Comaneci, presente en Sydney como comentarista, debió sentirse embargada por la nostalgia al ver a las rumanas en lo más alto del podio.

La lucha por la medalla de plata no se decidió hasta el último ejercicio del último aparato. La rusa Khorkina, que se había caído en las barras asimétricas, no falló en el suelo y logró un excelente 9,787 que aportó las centésimas que su equipo necesitaba para condenar al bronce a China, que había ocupado la segunda posición durante casi todo el concurso.

Por su parte, el equipo español ingresó en la elite mundial de la gimnasia y formuló una firme apuesta de futuro con su quinta posición.

Con un equipo en el que la más veterana tiene dieciocho años y en el que tres de sus competidoras no pasan de los dieciséis, edad mínima permitida por la Federación Internacional, el conjunto de Jesús Carballo no solo igualó la quinta posición de Barcelona 92, sino que puso los cimientos para éxitos venideros.

Situadas como primera potencia de la Europa occidental, por encima de Ucrania, vigente subcampeona de Europa y tercera en el último mundial, Marta Cusidó, Susana García, Laura Martínez, Sara Moro, Paloma Moro y Esther Moya ofrecieron un magnífico espectáculo y demostraron una admirable cohesión y mutuo apoyo entre todas ante los ojos de miles de espectadores, entre los que se encontraba la infanta Cristina.

Superados los nervios que mediatizaron en parte su actuación en la jornada clasificatoria, las gimnastas españolas superaron en casi seis décimas su puntuación, lo que les sirvió para clasificarse por encima de Estados Unidos, pero no para soñar con el bronce ni para situarse por encima de Estados Unidos, que hoy perdió su condición de campeona olímpica, pero que quiso demostrar que está en vías de recuperar su perdida preponderancia.

Celebrada la final por equipos, queda el reparto del mayor número de medallas, con el concurso general individual (día 21) y las finales por aparatos (días 24 y 25), competiciones en las que la corona espera a quien sea capaz de demostrar su supremacía en un deporte que ha aportado numerosas leyendas al olimpismo.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores