Oro parece, pero es plata

El mexicano marchista Bernardo Segura cruzó la meta primero, con el cuello listo para el oro, pero lo descalificaron.

22 de Septiembre de 2000 | 10:07 | EFE
SYDNEY.- México pasó del delirio al simple contento en los once minutos que mediaron entre la llegada victoriosa de Bernardo Segura en la final olímpica de 20 kilómetros marcha y la noticia de su descalificación, que otorgaba el oro al polaco Robert Korzeniowski.

La marcha mexicana, pese al disgusto diferido, se quedó con la plata de un joven valor de 21 años, Noé Hernández, que había llegado tercero a la meta al cabo de un duelo sin complejos con el mejor marchador de todos los tiempos.

La falta de comunicación de un juez del circuito con el principal fue la causa de la confusión en la llegada de los 20 km. marcha. Bernardo Segura, medallista de bronce en Atlanta'96, había recibido poco antes de entrar en el estadio el fatídico tercer aviso por marcha irregular, pero el juez que lo había castigado no pudo comunicar la falta al juez central, que iba camino del estadio.

Segura continuó hasta la meta, levantó los brazos y festejó su aparente triunfo como si fuera real, mientras Korzeniowski pareció desentenderse del mexicano en los últimos metros, como si se supiera vencedor sin necesidad de apretar el paso. Once minutos había durado la alegría del mexicano.

El ecuatoriano Jefferson Pérez -oro en Atlanta- se quedó a las puertas del podio y, llevado de la decepción, anunció que la de este viernes había sido su última competición porque piensa abandonar el atletismo para dedicarse por completo a sus estudios.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores