Sorpresa en el béisbol

Estados Unidos superó a Cuba por cuarta vez en la historia de este deporte y se quedó con la medalla de oro.

27 de Septiembre de 2000 | 10:49 | Reuters
SYDNEY.- El lanzador derecho Ben Sheets maniató el miércoles a la poderosa artillería de Cuba y guió a Estados Unidos a un triunfo de 4-0 para que su país se coronara campeón olímpico de béisbol en los Juegos de Sydney.

Los cubanos, que sólo conectaron tres imparables en el juego, perdieron así el título que habían ganado de manera consecutiva en Barcelona '92 y Atlanta '96.

El equipo de Estados Unidos salió muy inspirado al terreno y en la misma primera entrada anotó la carrera que a la postre les bastaría para decidir el encuentro, gracias a un jonrón del jardinero zurdo Neill Mike frente al abridor y perdedor Pedro Luis Lazo.

Después añadieron tres más en el quinto acto frente al relevista derecho José Ibar, al combinar tres bases por bolas y tres hits, incluido un doble.

Por su parte, Sheets, de 22 años y miembro de la organización de Grandes Ligas de los Bravos de Milwaukee, se dedicó a dominar a los bateadores cubanos con una potente recta y una buena curva.

Su control fue impresionante, pues ponchó a cinco y no dio bases por bolas, mientras sólo toleró tres hits, todos sencillos y la mayoría de los batazos que le pegaron los cubanos fueron arrastrados o elevados.

Estados Unidos incluso pudo haber anotado más carreras, pues dejó 10 hombres en las bases, mientras Cuba apenas dejó dos corredores sobre las almohadillas.

Esta fue la cuarta victoria frente a 25 derrotas en la historia de los enfrentamientos oficiales entre ambos equipos y la segunda derrota que sufre Cuba en Juegos Olímpicos en 27 partidos. La otra fue en este mismo torneo ante la representación de Holanda en la ronda preliminar.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores