Hasta cuatro años más

Con una espectacular ceremonia de clausura, lo que en palabras de Juan Antonio Samaranch fueron "los mejores Juegos Olímpicos de todos los tiempos" acabaron oficialmente. Ahora habrá que esperar hasta el 2004, cuando todos los ojos de los amantes del deporte miren hacia Atenas.

01 de Octubre de 2000 | 16:39 | Reuters
SYDNEY.- Los australianos dijeron el domingo ''Nos vemos en Atenas,'' bajo el ritmo de ''Love is in the Air'' y en medio de una espectacular lluvia de fuegos artificiales.

''Estoy orgulloso y feliz de proclamar que ustedes, han ofrecido los mejores Juegos Olímpicos de todos los tiempos,'' dijo Juan Antonio Samaranch, presidente del Comité Olímpico Internacional ante una multitud de más de 100.000 personas que asistieron a la clausura de los Juegos del Milenio.

De esta forma, Australia y sus 19 millones de habitantes se despidieron después de 17 días de competencias, se derramaron muchas lágrimas de alegría y otras tantas de tristeza, pero sobre todo hubo el espiritu deportivo que unió a atletas de más de 190 países.

Mientras una multitud celebraba con música, baile y luces en el gigantesco Estadio Australia, un millón de personas se reunió en la zona portuaria de Darling Harbour para ver el majestuoso espectáculo pirotécnico que iluminó el cielo de Sydney por más de 20 minutos.

El famoso Puente de la Bahia, una espectacular construcción de hierro que se ha convertido, junto a la Casa de la Opera, en emblema de los australianos, ardió el domingo con la que posiblemente fue mejor presentación pirotécnica que se haya observado jamás en el mundo.

La ceremonia de clausura comenzó con la entrada de todos los atletas que participaron en las contiendas que comenzaron el 15 de septiembre.

Todos juntos celebraron la unidad y la hermandad de pueblos de las diferentes regiones del mundo.

Luego desfilaron una serie de artistas australianos desde el grupo Savage Garden, pasando por John Paul Young y su ''Love is in the Air'' hasta Men at Work y su tema ''Down Under,'' para cerrar con la interpretación de Slim Dusty de ''Waltzing Matilda, la canción más famosa de Australia.

Los Juegos de Sydney serán recordados como los mejor organizados, con un despliegue de miles de voluntarios, que guiaron a los cientos miles de visitantes que colmaron las instalaciones olímpicas, y los más seguros.

''A ustedes, gente de Sydney y Australia les digo: Estos han sido sus Juegos,'' agregó Samaranch en la última clausura que despide tras 20 años frente al COI. El dirigente español de 80 años se retira en el 2001.

''Adiós Sydney.... nos vemos en Atenas,'' fue la despedida de los inolvidables Juegos Olímpicos del Milenio.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores