Zamorano, con el pase en su poder...

Al menos en asuntos del amor, el delantero chileno dice que aún no encuentra lo que busca, como lo confiesa en una extensa entrevista concedida a un diario ecuatoriano.

19 de Octubre de 2000 | 16:04 | Ansa
QUITO.- Al goleador de la selección chilena y el Inter de Milan, Iván Zamorano, le agrada la descripción que un día le dieron: "un indio urbano con el pelo domesticado por el glamour de la televisión".

En la única entrevista concedida a un medio ecuatoriano, pese al veto posteriormente levantado a la prensa, Zamorano es calificado como una persona "humilde sentada en el sillón de la fama".

La entrevista no fue fácil para la joven periodista de "Ultimas Noticias", Dalia Montalvo, quien logró esquivar a la policía en el techo del autobús que transportó a la selección chilena en Quito, o escondida en la parte posterior de una camioneta.

Su primer error, dijo, fue pedirle una entrevista para "Ultimas Noticias", un medio de prensa chileno vetado por Zamorano y por los demás integrantes de la selección chilena luego de algunos reportajes publicados en la prensa de ese país que disgustaron a los integrantes de la selección.

Al aclarar que "Las Ultimas Noticias" era el vespertino del matutino "El Comercio", cambió la actitud del atacante del Inter.

Otro error, admite con inocencia Montalvo, fue preguntarle por su esposa porque creía que era casado, a lo cual el jugador le respondió que "el amor de su vida" era su madre.

Aprovechó para desmentir todo intento de la prensa de espectáculos de Chile sobre un presunto romance con una modelo.

Reconoció que tiene muchas amigas modelos, pero que no significa ningún compromiso serio o que tenga en mente el matrimonio.

Dice que a sus 33 años sigue soltero y que escucha tangos, valses y boleros "para alimentarme diariamente del amor materno".

"La mujer de carne y hueso para mi aún no aparece, por eso le he puesto candado a mi corazón", dijo Zamorano.

"Yo jugaba fútbol con los pies descalzos desde que tenía seis años porque vivía en un hogar muy pobre", pero con coraje, anota, logró triunfar en un medio hostil como es el fútbol.

Lo que más llamó la atención de la entrevistadora fue la humildad del jugador, su sensibilidad humana y hasta su timidez. "Cuando le dije que es guapo, que se ve mejor personalmente que en la televisión... se puso rojo", dijo.

Su liderazgo, prosigue Montalvo, es evidente y sus colegas lo siguen porque, además es solidario.

Cuando una empresa española donó telefonos celulares a todos los jugadores, Zamorano no lo aceptó hasta que no hicieran lo mismo con el utilero y con el chofer de la delegación, dijo fuera de grabación a la periodista ecuatoriana.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores