Australia lideró los Juegos Paralímpicos

Los deportistas locales alcanzaron 148 medallas y se convirtieron en la primera potencia mundial del deporte paralímpico, superando el segundo lugar obtenido en Atlanta '96.

29 de Octubre de 2000 | 17:56 | EFE
SYDNEY.- El equipo australiano disfrutó del habitual poder del anfitrión en Sydney, donde han finalizado los Juegos, y se ha erigido como la primera potencia mundial del deporte paralímpico tras alcanzar un total de ciento cuarenta y ocho medallas, mas de treinta de las obtenidas hace cuatro años.

Australia partía como una clara potencia en las competiciones para atletas discapacitados en unos Juegos donde el nivel evidenciado ha sido notable. Más de cuatrocientos récords han sido pulverizados en las distintas competiciones, entre ellos ciento sesenta marcas mundiales han sido rebasados por los atletas.

La evolución de sus deportistas australianos ya se manifestó con rotundidad en Atlanta, donde ocuparon el segundo lugar del medallero final por detrás de los Estados Unidos.

Sydney, donde la organización ha sido ejemplar y el interés del público ha rebasado con creces todas las previsiones, ha consolidado la fuerza que ha instalado a los deportistas anfitriones en el primer puesto de la clasificación de premios. Australia ha conseguido imponer su himno en sesenta y tres ocasiones. Pero ha logrado además 38 platas y 46 bronces.

Ha evidenciado su autoridad en atletismo. Nadie ha ganado más metales en el Estadio Olímpico, 65. En natación ha terminado quinta, superada solo por Canadá, España, Gran Bretaña y Estados Unidos, y ningún país ha subido tantas veces como el australiano al podio en ciclismo.

Louise Sauvage, la atleta que encendió el pebetero en la ceremonia de apertura y la más carismática de Australia ha sumado tres nuevos metales a su leyenda. Igual que el velocista Timothy Sullivan, premiado con cuatro oros.

Sin embargo, ha sido la nadadora Sioban Paton, de diecisiete años, la más laureada en Sydney, en cuyas piscinas cosechó cinco títulos paralímpicos, uno menos que su madre, Judith, en los pasados Juegos.

La hegemonía australiana ha terminado con el dominio estadounidense que en esta competición ha caído hasta el quinto puesto del medallero con cincuenta metales menos que en Atlanta. Gran Bretaña sube del cuarto al segundo lugar y Canadá del séptimo al cuarto.

Alemania, potencia habitual en los Juegos, cuarta hace cuatro años, ha finalizado la participación paralímpica en el décimo lugar. Todo lo contrario que Polonia, quinta en el medallero de Sydney con cincuenta y dos metales, dieciocho de ellos de oro. China y Francia han consolidado su lugar entre la elite del deporte de discapacitados.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores