Descalifican a Makinen en Australia

Irregularidades en el turbo de su Mitsubishi le dieron el triunfo a su compatriota Marcus Gronholm, que quedó a un punto del título mundial a falta de una carrera.

13 de Noviembre de 2000 | 11:05 | EFE
PERTH, Australia.- La descalificación del finlandés Tommi Makinen (Mitsubishi Lancer) por las irregularidades en el turbo de su vehículo, según determinaron este lunes los jueces de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), dio el triunfo en el Rally de Australia al actual líder, su compatriota Marcus Gronholm, que quedó a un solo punto del título mundial a falta de la disputa de la última prueba, el Rally de Gran Bretaña.

El triunfo definitivo fue para Gronholm, a los mandos de su Peugeot 206 WRC, con 2 segundos y 7 décimas sobre su máximo rival para la disputa del campeonato del mundo, el británico Richard Burns (Subaru Impreza), y un minuto, 32 segundos y 9 décimas sobre el francés Francois Delecour (Peugeot 206 WRC).

Pese a todo, este resultado no permite a Gronholm proclamarse matemáticamente campeón, por lo que el título se lo jugarán éste y Burns en la última prueba puntuable, el Rally de Gran Bretaña, que se disputará del 23 al 26 de noviembre, en el que el finlandés partirá con 9 unidades de ventaja, lo que obliga a Burns a ganar y esperar que Gronholm no quede entre los seis primeros.

Los otros dos aspirantes a la corona, el español Carlos Sainz y el británico Colin McRae no pudieron concluir la prueba, perdiendo matemáticamente sus opciones. Sainz fue excluido al finalizar la cuarta etapa por haberse detenido justo en la zona del control de llegada de la novena especial, para perder tiempo, lo que está expresamente prohibido, y McRae rompió el motor.

El abandono de los dos Ford, unido a la victoria de Gronholm y el tercer puesto de Delecour, supuso que Peugeot se alzase con el título de constructores, sin necesidad de esperar a la celebración del Rally de Gran Bretaña, merced a sus 16 puntos de ventaja (104 de Peugeot por 88 de Ford).

Seat pudo sumar un punto a la clasificación de constructores, aunque Toni Gardemeister no pudo resistir a Tapio Laukkanen y no pudo meterse entre los seis primeros. Didier Auriol ganó algunas posiciones. La marca española se retirará del Mundial a final del campeonato y quizás ello comienza a notarse. Auriol, por ejemplo, combinó algunos cronos notables con problemas de diferencial que le hicieron perder mucho tiempo.

La etapa registró dos abandonos curiosos. El australiano Neil Bates no pudo arrancar su Toyota en el parque cerrado de salida, y Gilles Panizzi rompió el cambio de su Peugeot tras la última especial y no llegó a Perth, final de la prueba.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores