Redondo saca el habla

El mediocampista argentino no había abierto la boca desde que s elesionó la rodilla antes de debutar por el Milan. Ahora lo hace para decir que "lo peor ha pasado".

24 de Noviembre de 2000 | 15:22 | EFE
ROMA.- El centrocampista argentino Fernando Redondo, uno de los fichajes "estrellas" este verano del Milan, pero que aún no ha podido debutar en competición oficial al lesionarse gravemente en una rodilla hace unos tres meses, dice que "lo peor ya ha pasado" y que lo acontecido le servirá para reforzarse.

"Diría que estoy bien. Creo que, además, lo peor ya ha pasado. En estos momentos puedo decir que la recuperación está procediendo de la mejor de las maneras, he empezado a trabajar en el gimnasio, cada día voy a la piscina y con Tomislav (Vrbnjaj, uno de los fisioterapeutas del club) estamos trabajando con gran empeño", comenta Redondo, en la página oficial de Internet del Milan.

Fernando Redondo, que llegó procedente del Real Madrid, desde su grave lesión no había realizado declaración alguna. Sus días no han sido desde luego muy satisfactorios, pues los ha pasado en el hotel donde vive y en las muchas horas de reeducación en Maranello, ciudad deportiva del Milan.

"Los resultados del trabajo realizado ya se empiezan a ver. La rodilla parece responder bien a la terapia, el grado de flexión es satisfactorio. El doctor Tavana ha estimado en seis meses el tiempo de la recuperación, por lo que es oportuno no forzar los tiempos y seguir con constancia la tabla fijada", comenta.

Redondo no duda, ahora, en señalar que por su parte "está la voluntad de volver lo más pronto a jugar. Aquí en Milán me encuentro muy bien. Los primeros veinte días han sido, incluso, fantásticos, me he sentido rápidamente a gusto y la gente me ha dado la estupenda sensación de ser un personaje importante".

"Después la lesión, evidentemente, me ha bloqueado, no podía creerlo, he tenido, en verdad, mala fortuna. Ahora miro adelante con optimismo, la moral ha vuelto a estar alta y las señales de mejora son una óptima motivación para seguir adelante. Imagino que mi debut en San Siro con la camiseta del Milan será una vuelta a la felicidad, pues la pasión que me une al fútbol es una pasión de vida. Todo lo que me ha ocurrido servirá para reforzarme y no sólo físicamente", considera.

Redondo dice haberse sentido muy apoyado en estos duros meses, en especial por sus compañeros: "He tenido todo el Milan a mi disposición. Desearía dar las gracias a todos los compañeros, técnicos y a los dirigentes por haberme estado cercanos y haberme dado fuerzas".

"Un particular agradecimiento va al presidente Berlusconi (Silvio, propietario del club) que, aún ahora, me telefonea para interesarse personalmente por mis condiciones y animarme. Lo mismo vale para Galliani (Adriano, vicepresidente y administrador delegado) y Braida (Ariedo, director general), con los que hablo regularmente. Digamos que todos, en el Milan, me han hecho sentirme como en casa en un momento difícil de mi vida", añade.

El centrocampista argentino apunta también el apoyo de su familia en esos duros momentos: "He podido contar con el de mi hermano Leo y de mi padre y finalmente dentro de poco tendré a mi lado a mi mujer, Natalia, que hasta ahora ha estado viajando entre Italia y España, y mis dos hijos, Fernando y Lucía, que hasta ahora se han quedado en Madrid con las abuelas".

"He encontrado ya casa en Milán, por lo que me falta ahora sólo poder volver a pisar la hierba de un terreno de juego, dar mi contribución y ser útil al equipo", señala.

Redondo también opina de cómo ha visto al Milán desde fuera del campo: "El equipo creo que lo ha hecho muy bien en la Liga de Campeones y también en el último partido contra el Galatasaray, en mi opinión, ha disputado un óptimo segundo tiempo".

"Contra el Deportivo, en la Coruña (segunda jornada de la segunda fase de la Liga de Campeones), no será un partido fácil, deberemos sacar fuera todo nuestro carácter para ganar como hicimos en Barcelona (primera fase)", añade.

Redondo, asimismo, considera en relación al discreto papel que el Milan está realizando en la liga italiana "es oportuno reflexionar sobre el hecho de que basta ganar dos partidos consecutivos para ascender en la clasificación y reconquistar confianza en las propias fuerzas".

"Pero el fútbol es así, un par de partidos atinados y todo va bien, la moral sube a las estrellas y también mejora el juego. Sucede, en cambio, lo contrario y parece que el mundo se te viene abajo", afirma Redondo.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores