Polémica marca nueva fecha del fútbol argentino

El puntero del campeonato, Boca Juniors, logró que su encuentro como visitante ante Chacarita Juniors se juegue en cancha neutral, causando la ira de su perseguidor, River Plate. El Torneo Apertura se puede definir mañana si Boca gana y River pierde o empata.

09 de Diciembre de 2000 | 16:34 | DPA
BUENOS AIRES.- Cuando sólo faltan dos fechas para la finalización del Torneo Apertura argentino, Boca Juniors y River Plate, los dos equipos con mayores chances de conquistar el título, se han convertido en protagonistas de un escándalo de proporciones.

Boca, líder en solitario de la tabla de posiciones local con 38 puntos, podría hacerse mañana del título local si gana su partido frente a Chacarita y River pierde o empata ante su rival del domingo, Huracán.

El flamante campeón intercontinental tendrá más fácil su choque de mañana tras haber logrado que su partido como visitante ante Chacarita sea disputado en el estadio de Vélez Sarsfield. Y precisamente éste fue el asunto que hizo estallar el escándalo.

La dirigencia de Boca alegó para lograr ese objetivo que el estadio de Chacarita es muy pequeño para albergar a los miles de hinchas que quieren presenciar el partido y que las condiciones de seguridad son insuficientes.

La semana pasada, el equipo ''xeneize'' movió cielo y tierra para no tener que jugar en Chacarita. Recurrió a la policía y a los políticos para conseguir que el choque de mañana se disputara en Vélez. Luego de varias negativas, el jueves las gestiones de Boca tuvieron el desenlace buscado.

Sin embargo, independientemente de las razones objetivas de seguridad esgrimidas, Boca quiere evitar a toda costa jugar de visitante en Chacarita, cuya hinchada ha protagonizado históricas grescas con los seguidores de la camiseta azul y oro.

A raíz del cambio de estadio, los dirigentes de River pusieron el grito en el cielo. Alegando verse perjudicados por la decisión y denunciando ''desventaja deportiva'', la entidad ''millonaria'' decidió ayer retirar a todos sus representantes de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) que, a través de su Comité de Seguridad Deportiva avaló que el partido Boca-Chacarita sea jugado en Vélez.

La decisión llegó precisamente cuando el titular de River y vicepresidente de la AFA, David Pintado, se encontraba al mando de la esa institución debido a que su presidente, Julio Grondona, está fuera del país.

En medio de este culebrón futbolístico deberán jugarse mañana los partidos decisivos entre Chacarita-Boca y River-Huracán.

Pese a su supremacía futbolística sobre el rival y a haber logrado salir del estadio de Chacarita, Boca llegará a su encuentro con dudas e importantes ausencias. En el partido en el que cayó el miércoles pasado ante Independiente por 3-0, se agravó una lesión de Juan Román Riquelme, el talentoso volante que despertó admiración en la final de la Copa Intercontinental disputada en Tokio, en la que Boca le arrebató el título a Real Madrid tras derrotarlo 2-1.

Si bien Riquelme ha insistido en jugar, aún a costa de arriesgar que pudiera agravarse la lesión que sufre en la rodilla izquierda, el entrenador, Carlos Bianchi, no ha tomado su decisión final.

También se encuentran lesionados y no serán de la partida los boquenses Sebastián Battaglia -que será operado el lunes por rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha-, Guillermo Barros Schelotto, Fernando Pandolfi y Daniel Fagiani.

Por su parte, River, con 36 puntos -dos menos que Boca, cuando aún quedan seis puntos en juego-, recibirá mañana a Huracán.

Huracán -que suma 25 puntos- no es un rival fácil, pero no debería presentarle problemas a River, que llega a su partido de mañana con optimismo, luego de haber ganado el miércoles pasado a Newell's Old Boys, lo cual, sumado a la derrota de Boca a manos de Independiente, volvió a ponerlos en carrera para aspirar al título local.

River pondrá mañana un pie en su campo de juego con la ilusión de que aún puede coronarse campeón al finalizar el Apertura, pero también con la presión de que sólo un triunfo ante Huracán le dará esa anhelada chance.

También es de gran importancia en esta décima octava fecha el partido adelantado que disputarán esta noche Talleres de Córdoba -que suma 33 puntos- contra Gimnasia y Esgrima de La Plata -con 34 unidades-, los otros dos equipos que mantienen posibilidades matemáticas de ganar el campeonato.

La sorpresa de la fecha fue, hasta ahora, el triunfo anoche de Almagro, como visitante, ante Vélez Sarsfield por 3-2.

El hace poco ascendido Almagro, cuyo manager es Diego Maradona, obtuvo en partido adelantado disputado el viernes su primer triunfo en primera división luego de 62 años de haber militado en segunda.
Partidos de la décima octava fecha:

Viernes:
Vélez Sarsfield - Almagro 2-3
Sábado:
Talleres de Córdoba - Gimnasia y Esgrima (La Plata)
Domingo:
Chacarita - Boca Juniors
Estudiantes - Lanús
Independiente - Newell's Old Boys
San Lorenzo - Argentinos Juniors
Los Andes - Unión de Santa Fe
River Plate - Huracán
Lunes:
Colón de Santa Fe - Belgrano de Córdoba
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores