Hípica argentina entra en crisis

El gremio de profesionales de la actividad resolvió no participar en las carreras que organicen los hipódromos de Palermo y San Isidro a partir del 5 de enero tras la decisión de los directivos de rebajar los premios entre un 30 y un 40 por ciento.

29 de Diciembre de 2000 | 10:09 | Agencias
BUENOS AIRES.- La Gremial de Profesionales del Turf, asamblea de afiliados mediante, resolvió no participar en las carreras que organicen Palermo y San Isidro a partir del viernes 5 de enero y sí actuar en las jornadas del lunes y miércoles próximo, informa en su edición de hoy la versión digital del diario argentino La Nación.

La decisión fue la respuesta de entrenadores y jinetes al anuncio realizado en forma conjunta por Alfredo Lalor, presidente del Jockey Club, y Federico de Achával, titular de Hapsa, sobre sus necesidades de rebajar los premios de las competencias entre un 30 y un 40 por ciento, debido a las crísis financieras que soportan.

Esto motivó que los profesionales optaran ayer por no inscribir caballos en esas pistas hasta saber por cuánto van a correr. Además, y como para profundizar aún más la crísis, advirtieron que no aprobarán ni un solo punto de descuento en las bolsas de premios.

A todo esto, los dos programas de la semana próxima -es decir los del 1 y 3 de enero- se salvaron de ser boicoteados porque la Gremial entendió que tanto Palermo como San Isidro los habían montado sin operar rebajas en las recompensas, menteniendo los niveles de 2000.

En la asamblea también participaron representantes de los productores, propietarios y trabajadores de la hípica y no se ahorraron críticas hacia Hapsa y a la actual conducción del Jockey Club.

Lisa y llanamente, los jockeys y entrenadores reclamaron el alejamiento de la empresa concesionaria de Palermo y sostuvieron que el Jockey Club traicionó su historia, que nació con las carreras.

Eduardo Ferro, titular de la gremial, apuntó que la decisión conjunta de Lalor y De Achával sobre la rebaja de los premios "fue un acuerdo nefasto hecho a espaldas de la hípica", pues días atrás, recordó, los sectores venían tratando de consensuar un retoque en los premios que todos pudieran resistir.

"De Achaval no nos sorprende, porque siempre demostró que no le interesa el turf y su grupo está acá por otros negocios, que justamente no son los nuestros. Lo de Lalor es lamentable, porque previlegió su proyecto personal de mantenerse por otro período al frente del Jockey Club antes que pensar en la actividad", dijo el sindicalista.

Ferro aseguró que el único interés que tienen los empresarios que manejan Palermo es conseguir la aprobación para instalar máquinas tragamonedas. Además, puso en duda que cumplan con las obligaciones contractuales, más específicamente en las que se refieren al pago del canon.

Sobre este punto, un grupo de legisladores presentó un pedido de informes ante el Poder Ejecutivo para aclarar la situación de Hapsa al frente del escenario ubicado en Libertador y Dorrego.

"Palermo repitió la historia y colmó el vaso. El Jockey Club traicionó la suya. Si Pellegrini o Vásquez Mansilla (antiguos dirigentes hípicos trasandinos) vivieran, seguro que los echarían a todos", exclamó Ferro.

El cese de actividades en los dos principales hipódromos del país podría derivar en que los caballos en condiciones de competir se refugien en las carreras platenses, cuyos premios por ahora están lejos de ser ajustados.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores