El loco amor de la Hingis

Un viejo enamorado de la tenista suiza la persigue por todo el mundo y aunque la prisión intentó detenerlo, está de vuelta.

26 de Enero de 2001 | 18:48 | Ansa
MIAMI.- Un juez de Miami solicitó este viernes a la tenista suiza Martina Hingis que declare en el juicio contra un fanático perdidamente enamorado que, contra viento y marea, se niega a permanecer alejado de ella.

Dubravko Rajcevic, de 50 años de edad, fue recluido hace 300 días en la cárcel del condado Miami-Dade tras ignorar una orden judicial de no acercarse a la tenista a la que previamente persiguió por el mundo en los torneos donde compitió.

"Esta enamorado. Y él realmente cree que ella lo ama. Qué hay de malo en eso?", afirmó Frank Abrams, el abogado de Rajcevic.

El defensor enfatizó que su cliente nunca ha sido violento con Hingis y que sólo le ha enviado flores y cartas de amor.

"Los hombres desde siempre han perseguido a las mujeres. Si nos pusiéramos a encarcelar a todos aquellos que han enviado flores no deseadas, en dónde estaríamos ahora?", dijo Abrams.

Un siquiatra del sistema penitenciario de Miami-Dade afirmó que Rajcevic, quien abandonó a su esposa y su trabajo como arquitecto naval en Suiza para seguir a Hingis por el mundo, presenta síntomas de demencia alucinante.

Anteriormente la tenista, por medio de sus abogados, se ha negado a declarar en el caso, alegando que Rajcevic la asusta.

"Si lo veo frente a frente en el tribunal estoy segura de que nunca voy a ser capaz de olvidar su rostro", aseguró en una de sus declaraciones.

Rajcevic fue capturado durante la Copa Ericsson del año pasado y ha sostenido públicamente que no le importa seguir en prisión con tal de no firmar ningún documento que lo comprometa a alejarse de su amada.

"A Martina no le gustaría que hiciera eso", aseguró.

Para recuperar su libertad el pobre enamorado tendría que depositar una fianza de dos millones de dólares.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores