Maradona cumplió un mes con riesgo vital

La nueva crisis del ex ídolo del fútbol mundial se inició el 18 de abril mientras descansaba en una quinta de la localidad bonaerense de General Rodríguez, propiedad de un empresario de la industria láctea argentina.

BUENOS AIRES.- A un mes de su primera internación en una clínica de Buenos Aires, el ex astro del fútbol mundial Diego Armando Maradona sigue en observación, pero aparentemente en una progresiva y lenta recuperación.

Desde el 9 de mayo pasado está en una clínica siquiátrica de las afueras de Buenos Aires, donde los médicos tienen como objetivo estabilizarlo ara después resolver cómo continuar su tratamiento contra la adicción a las drogas.

El último parte médico divulgado el lunes, resaltó la evolución de la situación general, "con un cuadro estable e integrado al resto de los pacientes" de la clínica Privada del Parque.

Adelgazó "siete kilos" dice el informe y se supo además que tiene una actitud más favorable hacia las recomendaciones médicas, después de los estallidos de furia que obligaban a sedarlo.

Siguen siendo rigurosos los criterios respecto de las visitas, que prácticamente se han suspendido en los últimos días, hasta para sus familiares directos.

El domingo se le permitió observar parcialmente el partido que Boca Juniors, el club de sus amores, perdió ante River Plate por 1-0 en el "superclásico" del fútbol argentino.

Pero para evitar "emociones fuertes", según fuentes de la clínica, Maradona no terminó de ver el juego por la televisión, en compañía de otros pacientes.

Por las mismas razones, tampoco se le permitió ver a su hija Gianina el domingo, cuando ésta cumplió quince años y cuya fiesta fue suspendida debido al estado de salud del padre.

Raúl "Lalo" Maradona, hermano del ex futbolista, reveló esta semana que la internación se prolongará por "varios meses, porque necesita un tratamiento prolongado", aunque no supo decir si estará en la misma clínica que está ahora.

"Lamentablemente nosotros no lo podemos ver, porque esa es una regla de ese lugar. Allí no quieren que tenga impactos emocionales si ve a su familia. Nosotros vamos diariamente a la clínica pero para completar trámites", aclaró.

Confió que la familia está muy unida y cree que podrán superar esta situación de manera de recuperar a quien es además, un símbolo nacional y popular en Argentina, y admirado en muchas partes del mundo.

Uno que rompió el silencio de varios días y aceptó concurrir a un programa de televisión para dar su versión sobre lo que le pasa a Maradona, fue su ex amigo y ex representante, Guillermo Coppola.

"Muchas cosas que se dijeron son mentiras, y porque me hinché las pelotas, me decidí a hablar", dijo en la noche del lunes. "Contrariamente a lo que piensan muchos, yo a Diego le escondí algunas cosas que le hacían mal" y agregó "también lo mantuve al margen de problemas familiares que lo iban a afectar".

Deslizó críticas a personas que no identificó, al señalar que "a lo mejor muchas informaciones se las dieron mal" e hizo hincapié en "los nuevos amigos que le aparecieron a Diego" y que, dijo, "le duraron muy poco".

Entre otros conceptos vertidos en la extensa entrevista, Coppola aceptó las críticas de Maradona. "A mi Diego me puede pegar duro y yo lo acepto, porque él es como mi hermano", dijo.

Pero sentenció después: "Nunca voy a decir nada sobre él porque tengo códigos. Yo sé lo que es eso porque estuve en la cárcel y allí esas cosas son sagradas".

Actualmente Maradona y Coppola está separados, desde que el ex astro denunció que su ex apoderado se había quedado con cerca de un millón de dólares, tema que se está discutiendo actualmente a nivel de los abogados de ambas partes.

Ajeno a estos trámites, aislado de sus admirados y con poco contacto con la familia, Maradona sigue sometido entonces a un riguroso tratamiento en la Clínica del Parque.

La nueva crisis del ex ídolo del fútbol mundial se inició el 18 de abril mientras descansaba en una quinta de la localidad bonaerense de General Rodríguez, propiedad de un empresario de la industria láctea argentina.

Se sintió mal y su médico personal, Alfredo Cahe, dispuso su internación en la clínica Suizo-Argentina, casi en el centro de la capital porteña, de donde se fue por su propia decisión el 29 de abril, apenas se sintió mejor.

Pero el 5 de mayo tuvo una recaída y volvió a la Suizo Argentina, de donde fue trasladado el 9 de este mes, a su actual lugar de internación, a unos 60 kilómetros del centro de Buenos Aires.
DPA
Martes, 18 de Mayo de 2004, 14:15
Recomienda esta noticia a tus amigos.
Comentarios mejor valorados en Deportes
Buscar...
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion