Juvenal Olmos: "Fui altanero"

El ex seleccionador hizo un extenso mea culpa en un programa televisivo. Se vio triste, aunque aclaró que no se arrepentía de nada.

SANTIAGO.- En el programa "Hora de Hablar" de Fox Sports, Juvenal Olmos reapareció por primera vez desde que se consumó la eliminación chilena de Alemania 2006. El DT habló de todo.

En el piso: "Estoy en un momento complicado de mi vida. Se removieron las estructuras del mundo que tenía, mis pensamientos, mis sueños, mis proyectos. Estoy triste, absolutamente desencajado".

Duro aterrizaje: "Había un Juvenal imbatible, que se las sabía todas, que no necesitaba a nadie para conseguir objetivos. Y ahora tuve un año en que fracasé en la selección y después en el segundo gran anhelo de mi vida: proyectarme internacionalmente".

¿Y los jugadores?: "He conversado con varios, más de los que creía, pero tampoco les he podido entregar la respuesta que yo quisiera. Mi relación con los jugadores es franca y abierta. El único apoyo que tiene un entrenador son sus jugadores (...) El jugador chileno es muy sensible a su entorno. No todos reaccionan bien ante la adversidad".

Una autocrítica: "Fui muy altanero con mucha gente. ¿Arrepentido? Si no hubiera vivido esto, no me habría dado cuenta. Estaba tomando una postura que no me correspondía. Me convertí más en personaje que en persona. Cuando asumí en la selección me sentía preparado y capaz. No me arrepiento de haberlo hecho. Arrepentirse es negarse uno mismo".

La relación con Reinaldo Sánchez: "Profesionalmente hay aspectos en los cuales nunca nos vamos a poner de acuerdo. Si uno conversa algo privadamente, no puede andarse filtrando. Pero como persona es super derecho. Tiene un corazón grande. Es un buen viejo, un buen hombre. Siempre voy a estar agradecido de él, porque se jugó una opción muy difícil conmigo".

El mayor error: "Tuve dificultades para expresarme. Quizás me asusté, me encerré. La frase de la cual sí corresponde una explicación es de cuando Chile sale primero en el Preolímpico y pongo a Bonvallet como el enemigo público número uno de la selección. Estuve mal, no tendría que haberlo dicho, fue un error. Antepuse mi interés personal, mi egoísmo, mi soberbia y lo nombré sin sentido"

Baja autoestima: "Tengo una sensación de menosprecio propio. Era el proyecto más importante de mi vida. Cambió mis estructuras, mi forma de relacionarme con mis amigos, mi familia. Dirigir la selección es como un terremoto, lo que yo más quería. Invertí todo lo que tenía. Hice todo lo que podía. Y si no logré lo que quería, quizás es porque no soy más. A veces uno siente que no tiene derecho a comer, a divertirse, a nada. Casi como un autocastigo"

Lo de Newell's: "Tomé la decisión errónea de aceptar dirigir a Newell's cuando no estaba bien, entero. Estaba sucio por dentro. No debí haberlo aceptado y a los dos meses perdí mi segundo gran sueño. Tengo la sensación de que ni siquiera estuve ahí".

Culpable, pero no solo: "No fui más no más. Soy el gran responsable, pero no el único".

El futuro: "Hoy no podría dirigir. No sé en cuánto tiempo más lo haga. Tenía dos grandes objetivos como entrenador y hoy no los tengo. Quiero recuperarme bien y volver (se quiebra) a estar mejor nomás. Quisiera dedicarme a las comunicaciones, me va a dar un aire distinto".
El Mercurio
Martes, 18 de Octubre de 2005, 08:38
Recomienda esta noticia a tus amigos.
Comentarios mejor valorados en Deportes
Buscar...
Mas Vistas
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion