Turín aún genera dudas para Juegos Olímpicos de Invierno

A falta de un mes para que se den por inaugurados los juegos, las "estructuras temporales" y algunos accesos aún están en proceso de ser terminados.

ROMA.- A tan sólo un mes de su ceremonia inaugural, que tendrá lugar el 10 de febrero en el totalmente remodelado estadio Comunale, los Juegos Olímpicos de Invierno de Turín '06 siguen dejando alguna que otra duda, dictada por el acceso a las pistas y a las denominadas estructuras temporales.

Eso sí, Turín '06 ya parece haber resuelto definitivamente -al menos así se espera- dos de los problemas que mayores quebraderos de cabeza le estaban dando a la organización y que, incluso, ponían en una cierta interrogante la celebración del evento olímpico: la financiación económica (3.500 millones de euros el coste) y la disputa con el Comité Olímpico Internacional sobre el controvertido asunto del dopaje.

Para el primero de ellos, tras resolverse el inicial "agujero" de 180 millones de euros del Comité Organizador (TOROC) y tras la sorpresa de última hora de ver cómo se realizaba en los presupuesto del Estado Italiano un recorte a la financiación de Turín '06, se ha tenido que recurrir a un especie de "camino intermedio" para paliar los 40 millones de euros que quedaban por ser cubiertos.

Así, el Gobierno aprobó el pasado 22 de diciembre un decreto de ley para autorizar a las Loterías del Estado a financiar unos 20 millones de euros mediante la realización de un sorteo tipo "Rasca y Gana" que pondrá en circulación unos 21 millones de boletos.

Además, las administraciones locales (Ayuntamiento, Provincia) decidió poner en el "mercado" (en venta) algunas estructuras realizadas para albergar la cita olímpica invernal, como unos 250 alojamientos de la denominada "Villa Olímpica".

En relación a la venta de localidades, desde el TOROC se indica que ya se han vendido más de 580.000 entradas, lo que representa casi un 75 por ciento del total, marcha definida por los organizadores de "según las previsiones".

El otro gran asunto aparentemente resuelto es de la disputa mantenida entre el CIO y el Gobierno Italiano por la ley contra el dopaje existente en el país y que contempla también penas de cárcel para los que den positivo y para quienes les suministren las sustancias prohibidas.

Una pena de cárcel, o registros en la villa olímpica, que no gustaba en nada al CIO ni a los presidentes de las federaciones internacionales implicadas en los JJ.OO. y que ponían contra las cuerdas la cita.

Un problema notables si se tiene en cuenta que en Turín '06 se realizaran 1.200 controles antidopaje, un 45 por ciento más que en la anterior edición, Salt Lake City '02.

Así, pararan controles los cinco primeros clasificados en cada prueba, más otros dos participantes elegidos al azar. A pruebas de EPO se someterán los tres medallistas de cada disciplina, más cualquier otro que decida la Comisión Médica del COI.

En el torneo de hockey sobre hielo, se controlará a dos jugadores por equipo en la fase previa y en semifinales y a cuatro en la final.

Al final, tras meses de disputa, tras peticiones del CIO a "paralizar" la ley italiana contra el dopaje durante estos JJ.OO., lo que trajo la negativa de ministros y políticos del país transalpino, se llegó a un acuerdo entre las partes: el CIO, tramite su agencia antidopaje, tendrá la competencia sobre los controles antidopaje.

La seguridad de la familia olímpica, y de quienes acudan a la cita, es otro elemento que preocupa. Para ello, se pondrá en marcha un "escudo aéreo" que cubrirá todas las áreas implicadas en los JJ.OO., con cazas de intervención rápida, y estarán movilizadas unas 9.000 personas, entre agentes de las distintas fuerzas de policía y militares.

Las instalaciones parecen estar a punto y las pistas preparadas incluso con la aportación de un buen número de cañones de nieve.

Pero no ocurre lo mismo con algunas estructuras temporales, indispensables para los servicios en las zonas de competición, y con los sistemas de transporte. Estas dejan interrogantes, como dijo el propio Jean-Claude Killy, presidente de la Comisión de Coordinación del COI, al término de la última reunión mantenida por este organismo a finales del pasado noviembre.

Más preocupado se mostró días después el presidente del CIO, el belga Jacques Rogge, quien en su visita a Turín tras el inicio del viaje de la "llama olímpica" (8 de diciembre) por toda Italia no dudó en afirmar que "aún queda mucho trabajo por hacer".

Y es que, de momento, y pese a las promesas, el aeropuerto turinés "Sandro Pertini" de Caselle (la gran puerta de entrada de quienes acudan) presenta un aspecto preocupante, con estructuras aparentemente por terminar.

Y los transportes son tan preocupantes que se ha decidido bloquear al privado casi todo el centro de Turín durante la cita, dándose permiso esos días a los estudiantes de escuelas media.

Fuera de la ciudad, preocupan los accesos a algunas pistas por las estrechas carreteras (se intenta evitar la utilización de vehículos privados) y la ausencia de zonas de aparcamiento "no oficiales" en los tramos finales.

Eso sí, el entusiasmo ante la cita olímpica es total: el número de peticiones para ser voluntario dejó pequeñas las previsiones; el recorrido de la "llama olímpica" por toda Italia (del 8 de diciembre al 10 de febrero) es seguido con gran presencia de público; y la denominada "Tregua Olímpica" ha sido suscrita por casi todos los países.

Ahora, en un mes, se deberán resolver determinados problemas que pueden hacer que Turín’06 sea recordado como un éxito o un fracaso.
EFE
Lunes, 9 de Enero de 2006, 14:40
Comentarios mejor valorados en Deportes
Buscar...
Mas Vistas
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion