Los dos N° 1 del tenis chileno se tomaron el Paseo Ahumada

A Fernando González le costó imponerse ante el esforzado Róbinson Méndez, el tenista más exitoso de Chile en silla de ruedas. La exhibición congregó a cientos de curiosos.

02 de Octubre de 2007 | 11:44 | El Mercurio Online

Imágenes del inédito encuentro


SANTIAGO.- No fue normal la mañana para los cientos de santiaguinos que a diario caminan por el Paseo Ahumada. Entre las calles Huérfanos y Agustinas, la tradicional vía peatonal estaba prácticamente cerrada por un tumulto de gente. No era un dúo humorístico, ni los dobles de Illapu o los Beatles. Era un partido de tenis.


Más en broma que en serio, se montó en casi todo el ancho de la calle una cancha de tenis. Pintada de azul y con huinchas blancas. Las medidas eran las oficiales. Había jueces de línea, pasa pelotas y guapas modelos. También canales de televisión, fotógrafos, animadores y por cierto dos jugadores: los dos número uno que tiene Chile en este deporte.


De un lado de la cancha, Fernando González se reía por el extraño bote que daban las pelotas en la baldosa de Ahumada. También por el variopinto de piropos que le lanzaban desde la improvisada "galería".


Del otro lado, mucho más serio y comprometido con el juego, Róbinson Méndez, el mejor singlista de Chile en silla de ruedas (20° en el mundo) sorprendía por su agilidad y lucha en cada uno de los puntos. Celebraba las pelotas que González no era capaz de responder y también se quejaba de las veces en que la mandaba larga o a la red.


Así, con esa mezcla de juego y seriedad - principalmente porque todos sabían que el objetivo era apoyar la Teletón 2007- se desarrolló el partido de tenis más extraño que se haya visto en Chile.


El 6-2 a favor del tenista de La Reina (quien no obstante debió bregar con algunas de las pelotas cortas que le jugó Méndez al más puro estilo "Chino" Ríos) quedará nada más que en el anecdotario, al lado de la buena onda que entregaron todos los presentes, incluido un grupo de lisiados que molestó todo lo que pudo a González cada vez que servía.


Al final, un buena manera de recordar que en dos meses comienza la Teletón, cuyo lema es "En cada paso estás tú". Con apenas 23 años, Róbinson Méndez ha demostrado que lo suyo es un camino ya muy bien andado, y González, que más allá de un año irregular, sigue siendo el número uno de Chile.

Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores