Elizabeth Poblete termina su doloroso silencio: "No quiero verlo como una desgracia"

La pesista chilena que perdió un hijo prematuro cuando entrenaba en Brasil, habló por primera vez desde la dura experiencia. "Decía 'por favor hijo no te mueras'", recordó.

SANTIAGO.- Después de diez días sumida en el dolor de la trágica experiencia por la cual tuvo que atravesar, la deportista chilena Elizabeth Poblete reconoció que la muerte de su hijo prematuro, al que dio a luz en plena etapa de entrenamientos en Brasil, debe ser una motivación más para reanudar su carrera profesional.

En declaraciones a Televisión Nacional, la destacada pesista chilena -medallista en los Panamericanos de Chicago- recordó la experiencia que vivió en Brasil a principios de mes, cuando se encontraba entrenando con miras a los próximos Juegos Odesur.

Mientras levantaba pesas y ejercitaba, Poblete no sabía que en su vientre se había estado gestando un bebé durante seis meses. Así fue como en pleno baño del lugar donde entrenaba, dio a luz sin compañía al bebé prematuro, que falleció ocho días después, el 16 de diciembre, en el hospital San Luis de Sao Paulo.

"No quiero verlo como una desgracia, porque no lo encuentro una desgracia. Pienso que fue lo más lindo que me pudo haber pasado, a pesar de que mi hijo no esté conmigo", afirmó la deportista, aún acongojada por una experiencia que inicialmente la traumatizó: estuvo días sin levantarse consumida por el dolor.

Poblete recordó que ya cuando viajaba en avión a Brasil experimentó dolores en el estómago y en el vientre, pero lo consideraba algo común en su práctica. Ya cuando se encontraba en su etapa de entrenamientos llegó su momento más difícil.

"Me dio como esa sensación de ir al baño, de salir corriendo. Cuando entro al baño pegué un grito fuerte, porque me dolía tanto y yo no sabía por qué. Ahí fue cuando me toqué y sentí la cabecita del bebé", narró la pesista a la cadena televisiva.

"Ahí fue cuando empecé a pujar para poder sacar al bebé, porque tenía miedo de perderlo. Me salió el instinto de mamá de un segundo a otro. Cuando veo que sale lo primero que hago fue tomar las piernas y sacarlo lo más rápido posible para que no se muriera. Me acuerdo que lo tomé, lo miré y me senté, y como que quedé incómoda. Agarré el cordón y lo tiré. Decía 'por favor hijo no te mueras, no te mueras' ", recordó.

Eric José fue el nombre que le dio, pero a los ocho días ya debía despedirse de él. Con un peso de sólo 1,150 kilos al nacer, sus probabilidades de sobrevivir eran muy difíciles.

La deportista afirmó que desea volver a competir profesionalmente y, al reanudar su carrera, espera poder dedicarle triunfos a este hijo que tuvo sin pensarlo, pero el cual mantendrá en su memoria por siempre.

Emol
Lunes, 28 de Diciembre de 2009, 22:49
Recomienda esta noticia a tus amigos.
Comentarios mejor valorados en Deportes
Buscar...
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion