Banco Central proyecta IPC de 4,2% el 2000

Por otra parte, el instituto emisor estimó una inflación subyacente de 3,6% al cuarto trimestre del 2000 y además consideró que el crecimiento económico se situará en torno al 6,0% anual en los próximos dos años, según el informe dado a conocer hoy ante el Congreso Nacional.

16 de Mayo de 2000 | 14:20 | EL MERCURIO ONLINE
VALPARAÍSO.- El Banco Central proyectó hoy una inflación de 4,2% y
una inflación subyacente de 3,6% al cuarto trimestre del 2000.

Al dar a conocer el primer Informe de Política Monetaria, el instituto
emisor estimó que la actual orientación de la política monetaria es coherente
con una trayectoria de la inflación de tendencia en línea con la meta de
mediano plazo, a la vez que consideró que el crecimiento económico se situará
en torno al 6,0% anual en los próximos dos años.

"En términos generales, se espera que el crecimiento de tendencia de los
precios se mantenga en torno al 3,0% anual. Las proyecciones muestran un
repunte inicial de la inflación medida en doce meses, así como de la inflación
subyacente, por el efecto de arrastre de las alzas de precios que se produjeron
en el período que va de enero a abril", señala el Informe, añadiendo que
posteriormente se produce una trayectoria de convergencia de la inflación
medida y de tendencia hacia el centro del rango de mediano plazo (entre 2% y
4%).

Es así como al primer trimestre del 2001, la inflación total medida por el
IPC se prevé en torno al 3,7% anual, mientras que la medida por el IPC
subyacente se situará alrededor de 3,2% anual.

"La diferencia entre ambos corresponde al efecto de los aumentos
observados en el precio de los combustibles. En los doce meses siguientes,
desaparece el efecto combustible y la inflación del IPC disminuye hacia un 3,0%
anual, mientras que la inflación subyacente evoluciona en forma estable. La
proyección de esta inflación es de 3,6% anual al cuarto trimestre del 2000 y la
del IPC es de 4,2% anual en el período", establece.

El Informe considera un escenario base que supone una tasa de política
monetaria de 5,5% estable en los próximos 24 meses, lo que no constituye una
proyección de su comportamiento, sino que sólo un supuesto de trabajo que
permitirá evaluar la coherencia de la política monetaria actual con la meta de
inflación de mediano plazo que la orienta.

Asimismo, el escenario base contempla un precio del cobre entre US$ 0,80 y
US$ 0,85 la libra en el período mayo 2000-mayo 2002; un incremento entre 2% y
3% anual de los términos de intercambio, tanto en el 2000 como en el 2001, un
precio internacional del petróleo en torno a los US$ 23 por barril en los
próximos trimestres (con una leve tendencia a la baja hacia el 2001); la
recuperación de un superávit estructural del orden del 1% del producto en los
años venideros; y una depreciación del tipo de cambio real en torno al 2-3%
dentro del horizonte de 24 meses (mayo 2000-mayo 2002).

"A pesar de que es probable que el tipo de cambio experimente en el futuro
fluctuaciones relevantes, tal como lo reflejan las estimaciones de mercado, se
considera que, en términos gruesos, los riesgos son simétricos. Por una parte,
a medida que la economía chilena se mueve hacia una situación de equilibrio
interno y mejoran los términos de intercambio, podrían generarse presiones de
apreciación real. Pero, al mismo tiempo, el aumento de las importaciones, la
ampliación prevista del déficit externo y el aumento de las tasas de interés
internacionales, podrían generar presiones en el sentido contrario", destaca
el Informe.

En cuanto al crecimiento económico, resalta que el PIB se habría
incrementado preliminarmente en torno a un 5,5% durante el primer trimestre y
que la demanda interna habría registrado similar comportamiento. La
reactivación estaría radicada en la industria por el impulso de la mayor
demanda externa y la reposición de inventario y el comercio por el repunte del
consumo privado, especialmente de bienes durables.

Con lo anterior, el BC proyectó que el crecimiento económico se mantendrá
estable en torno al 6,2% desde el segundo trimestre del 2000 y el primer
período del 2002, lo que implica un incremento de 5,9% en el 2000 y de 6,2% en
el 2001.

Por su parte, la demanda interna anotaría un ritmo promedio levemente
superior al 9% anual, absorbiendo así los recursos desempleados y haciendo un
mayor uso del ahorro externo.

Como punto de referencia, el BC precisó que el intervalo de confianza con
una probabilidad de ocurrencia de un 50%, el crecimiento del PIB se sitúa entre
5,6% y 6,9% en los próximos 12 meses, y entre 4,6% y 7,8% en los doce meses
siguientes.

No obstante lo anterior, el BC puntualiza que estas proyecciones están
condicionadas a la evolución de la economía de Estados Unidos; a los mercados
financieros internacionales y su impacto en la economía mundial y en el
crecimiento e inflación de la economía chilena; a la evolución del precio
internacional del petróleo y su impacto sobre la tendencia de los precios y las
expectativas inflacionarias; y a la evolución de la demanda interna y el grado
de utilización de los recursos en la economía nacional con el fin de evaluar su
impacto sobre la inflación.

"Esto significa que en las próximas reuniones, el Consejo pondrá especial
cuidado en la evaluación de estos asuntos... El propósito final de la política
monetaria es lograr un ambiente de inflación baja y estable, pre-requisito para
un crecimiento vigoroso y sostenido de la actividad económica", indicó.

EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores