UE: Acuerdo con China es un paso importante para acceso a OMC

Tras el acuerdo con EE.UU. y ahora con la UE, China tiene prácticamente asegurada su integración en la OMC. Sin embargo, los ministros de Exteriores de la Unión Europea precisaron que ese proceso sólo se cerrará "cuando complete todos sus otros acuerdos bilaterales" y concluya la fase multilateral de negociación con los 135 países miembros.

22 de Mayo de 2000 | 09:53 | EFE
BRUSELAS.- Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) consideraron hoy, lunes, que el acuerdo alcanzado con China es "un paso importante hacia el acceso de China a la Organización Mundial de Comercio (OMC)", aunque puntualizaron en una declaración que "no es el final" del proceso.

Tras el acuerdo con Estados Unidos y ahora con la UE, China tiene prácticamente asegurada su integración en la OMC pero los ministros precisaron que ese proceso sólo se cerrará "cuando complete todos sus otros acuerdos bilaterales" -que aún tiene pendientes con Costa Rica, Ecuador, México, Guatemala y Suiza- y concluya en la sede central de la organización en Ginebra la fase multilateral de la negociación con los 135 países miembros.

El comisario europeo de Comercio, Pascal Lamy, expuso a los ministros los términos del acuerdo bilateral que alcanzó el pasado viernes en Beijing, compromiso que los Quince calificaron de "un buen paquete comercial que tiene en cuenta los intereses comerciales de la UE".

En una rueda de prensa, Lamy dijo que el pacto con la UE no concluye el proceso para la integración de China en la OMC ya que todavía están pendientes negociaciones con los países mencionados y el proceso multilateral en Ginebra "donde siempre aparecen los diablos en los detalles".

No obstante, el comisario europeo ironizó que para ese tipo de problemas "los chinos han demostrado en el pasado tener una imaginación muy creativa".

Los jefes de la diplomacia comunitaria remitieron los detalles del acuerdo al comité de la UE que se encarga de evaluar los acuerdos comerciales para que dictamine si se ajusta a los términos del mandato, aunque la mayoría felicitó a Lamy por el contenido del compromiso.

Dieron así el primer paso de los trámites que permitirán aprobar oficialmente el acuerdo en un próximo Consejo de Ministros, una vez emita su dictamen el Parlamento Europeo.

El ministro de Exteriores español, Josep Piqué, manifestó a su llegada a Bruselas, que en términos generales el acuerdo "acrecentará las relaciones comerciales" entre la UE y China, aunque remitió el visto bueno final de España al compromiso a conocer sus detalles.

"España tenía algunas reticencias sobre algunos puntos -normas contra la piratería y respeto de la propiedad intelectual e industrial- pero estoy seguro de que Lamy los ha tenido en cuenta", dijo el ministro español.

Piqué destacó que, en cualquier caso, el acuerdo era "un buen mensaje" para que el Congreso de Estados Unidos ratifique el que firmó hace varios meses con Beijing, a pesar de las dificultades para conseguir el visto bueno de la cámara en año electoral.

Lamy manifestó, al respecto, que confiaba en la "sabiduría" del Congreso norteamericano.

Para el comisario europeo el acuerdo supone una "revolución" y un "inmenso cambio cultural y administrativo" para China, debido a que por primera vez Beijing acepta "someterse a una jurisdicción exterior" en temas comerciales, como es la OMC.

Lamy admitió que no se pudieron obtener todas las concesiones que se buscaban pero que se consiguieron logros importantes para las empresas europeas.

Citó, como ejemplo, el sector de la telefonía móvil, donde no se consiguió que los operadores comunitarios tengan más del 50 por ciento de la propiedad de empresas radicadas en China porque el asunto "fue bloqueado al más alto nivel del poder político chino por razones de política interior".

Sin embargo, Beijing aceptó a cambio que los europeos puedan "de inmediato" adquirir el 25 por ciento de las empresas de telecomunicaciones chinas, un sector en el que "la rapidez del acceso es tanto o más importante que el porcentaje de propiedad que se puede llegar a alcanzar", explicó Lamy.

En el sector del automóvil tampoco se pudo reducir el arancel de importación, pero se obtuvieron algunas aspiraciones de la industria europea, señaló Lamy.

Entre ellas, citó la posibilidad de asociarse con las empresas chinas para la producción de motores, la facultad para que los productores europeos elijan el modelo que producirán en China, que ahora estaba sujeto a una licencia, y una reducción sustancial del umbral de inversión mínimo que se exige, que será cinco veces inferior.

Además del acuerdo con China, los ministros abordarán a lo largo de la jornada varios asuntos, entre ellos las negociaciones de la Conferencia Intergubernamental para reformar el Tratado de Amsterdam, la situación de varios conflictos africanos y la reforma del presupuesto comunitario para financiar las ayudas a Kosovo y la región de los Balcanes.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores